Un siglo después vuelve a sonar en Oaxaca "Misa para dos voces" (Video)

miércoles, 23 de noviembre de 2016
OAXACA, Oax. (apro).- Con el título "Misa para dos voces", Instrumenta Oaxaca 2016 rescató una obra que data de 1914, y un siglo después volvió a sonar en una celebración eucarística en el Templo de Santo Domingo de Guzmán. La Banda Tradicional Histórica Oaxaqueña, conformada por alumnos de Instrumenta Oaxaca 2016, interpretaron anoche la "Misa para dos voces", del maestro Amando Guadalupe Toscano, obra hallada en el archivo musical de la Mixteca. La pieza, compuesta en 1914 por el músico mixteco (1875-1943), nacido en Santiago Chazumba en 1875, refleja la investigación histórica para el rescate de sonoridades pasadas, a cargo de Sergio Navarrete Pellicer. La obra ofreció al público una muestra del repertorio de misas que los maestros de capilla nativos de los pueblos componían para sus fiestas religiosas. De acuerdo con Navarrete Pellicer, el trabajo de investigación de los archivos parroquiales y municipales abre las puertas a las fuentes escritas de la tradición musical de bandas, muy viva en el estado de Oaxaca. El coordinador artístico de Instrumenta Oaxaca 2016 aseguró que la labor de los investigadores “es poner la investigación al servicio de la comunidad, procurando que estas obras guardadas vuelvan a sonar para que el público las aprecie”. Navarrete Pellicer destacó que las bandas de viento irrumpieron en el paisaje sonoro de Oaxaca desde los años 40 del siglo XIX. Se formaron capillas de viento en las iglesias y sus músicos fueron responsables de hacer florecer la música de banda. La política liberal fortaleció los municipios e impulsó una ideología patriótica y secular que se manifestó inmediatamente en los repertorios musicales de las bandas. Las obras sacras, como misas, maitines, vísperas, himnos y letanías, cedieron paso a la música profana de piezas “chicas” de baile de salón y muchas marchas, así como piezas “grandes” como las oberturas, arias de óperas famosas y fantasías clásicas. “La música de banda simbolizó el proyecto de ciudadanización de la república liberal. Las serenatas con banda y el remozamiento de las plazas públicas con kioscos y jardines se convirtieron en un símbolo de la modernidad”, enfatizó el investigador y etnomusicólogo. Explicó que para esta investigación se consultaron y catalogaron los archivos de Santiago Chazumba, Santiago Ihualtepec, San Bartolo Yautepec, Santiago Tilantongo, Santa Catarina Minas y San Cristóbal Suchixtlahuaca, con fines de preservación y difusión de sus tesoros musicales. Sobre Amando Guadalupe Toscano, se mencionó que fue director de bandas municipales, entre ellas las de Santa Gertrudis Cosoltepec, la Trinidad Huaxtepec y la Banda Zaragoza de Santiago Chazumba, su tierra natal. Además, junto con sus hermanos integró en 1925 el septeto Santa Cecilia de la Ciudad de Tehuacán, Puebla, donde murió el 28 de diciembre de 1943. Entre sus obras identificadas se mencionan "La indita chazumbeña", "Voy a Chazumba" (canción), la danza para orquesta titulada "Delirando", el paso doble "Sangre torera" y la "Misa al Santísimo Sacramento", estrenada el 1 de enero de 1914. Destaca el "Himno a Chazumba", que todavía se canta en la población, gracias a la labor musical de don Alfredo Toscano.