Tovar y de Teresa, el promotor cultural más grande de los últimos 40 años: titular de Cultura de CDMX

sábado, 10 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Durante la inauguración de la muestra fotográfica Reflexiones: Entre la alegría y la desesperación, de Antonio Turok, en el Museo Archivo de la Fotografía, el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín, expresó a proceso.com que con la muerte de Rafael Tovar y de Teresa se perdió al más grande promotor de cultura del país de los últimos 40 años. “Es un hombre que al cerrarse el ciclo de su vida, como cuando cierras la lectura de un gran libro, te das cuenta de las enormes aportaciones que dio a la comunidad cultural del país, estamos de luto. Deja un enorme legado, la institucionalidad cultural en el país, con todo y sus dificultades, se la debemos a Tovar y de Teresa, y ahora que se ha ido en medio de problemas de salud, creo que en nombre de este gran promotor se debe reflexionar sobre el presupuesto al sector, que se revise y se honre su memoria para darle un mejor lugar a la cultura. “Toda la comunidad, de alguna o de otra forma, ha tenido que ver con sus políticas, ya sea a través del Fonca, de exposiciones, la promoción editorial, de la difusión de México en el extranjero. Se perdió al más grande promotor de cultura del país de los últimos 40 años en México. --¿Cuál fue su aporte hacia la Ciudad de México? “Con la ciudad fue un amigo invaluable, estuvo presente en exposiciones, proyectos editoriales, programas de apoyo a las comunidades, tuvo una enorme sensibilidad ante las cosas que quizá eran lejanas a sus funciones, una de sus últimas presentaciones públicas fue en la inauguración del Faro (Fábrica de Artes y Oficios) Aragón, tenía una sensibilidad de la cultura como expresión social. “En lo personal, puedo decir que pierdo a un amigo, no me atrevo a decir que de toda la vida, pero finalmente una amigo.” Respecto a la muestra Reflexiones: entre la alegría y la desesperación en el Museo Archivo de la Fotografía, de Antonio Turok (Ciudad de México, 1955), comentó: “No podemos vivir sin memoria. La lucha de América Latina en el ultimo medio siglo, la lucha por la liberación nacional, su confrontación con los intereses imperialistas, su espacio en medio de la guerra fría --fuente de enorme dolor—pero también de esperanza, y Turok ha tenido el mejor ojo para contar esa historia, un hombre totalmente comprometido, y más aún hoy que el norte nos mira como lo hace ahora, no sólo a México, sino a Latinoamérica, la mirada de Turok es un espacio de resistencia y dignidad, de ahí su enorme poder simbólico.” La exposición tiene 208 imágenes icónicas en plata y gelatina que documentan desde las guerrillas en Centroamérica en la década de los ochenta, el levantamiento zapatista de 1994 a los atentados en Nueva York del 11 de septiembre de 2001. Curada por Marietta Bernstorff, la muestra también expone libros, cámaras, textos, videos y hasta un “cuarto oscuro”. Además acompaña exposición una instalación del Colectivo Lapiztola y la artista Luisa Restrepo. Sobre el título, el artista dijo previamente que esperaba que reflejara la dualidad entre la alegría y la desesperación ante los cambios políticos y sociales que hemos enfrentado desde la segunda mitad del siglo XX la fecha, y sobre todo que no caigan en el olvido ante las nuevas generaciones. “Al final es sólo un espejo, una relación que me tocó vivir y fotografiar.” Reflexiones: Entre la alegría y la desesperación se exhibirá hasta el 20 de febrero de 2017 en el Museo Archivo de la Fotografía, en República de Guatemala 34, Colonia Centro Histórico, Metro Zócalo.

Comentarios