'Rogue One”: El eslabón perfecto

viernes, 23 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La nueva cinta de la saga Star Wars (Rogue One) es capaz de cumplir con las expectativas de la mayoría de los fans y de los no fans; sin embargo, su valor es que sirve como un buen puente entre los episodios I, II y III y la trilogía original. El estudio vendió la película como un producto separado del resto, del cual consigue desmarcarse, pero nunca en su totalidad: para entenderla no es necesario saber algo del universo Star Wars, pero la verdad es que aquellos ajenos a ella no la disfrutarán del todo, ya que contiene referencias tanto a la trilogía original como a las series animadas. La película de Gareth Edwards gira en torno a Jyn Erso (Felicity Jones), hija de un brillante científico llamado Galen Erso (Madds Mikkelsen), quien fue raptado por el imperio. Jyn crece sin padres y como una delincuente, situación que cambia cuando el imperio la libera de prisión para invitarla a una misión. Resulta que su agente de inteligencia, el capitán Cassian Andor (Diego Luna), ha descubierto que Galen está diseñando una poderosa arma para el imperio. Así que es prioritario encontrar a Galen para detenerlo. Es por eso que los rebeldes necesitan a Jyn. Por el lado de los malos encontraremos al director de armamento, Orson Krennic (Ben Meldelsohn), quien es el responsable del secuestro de Galen y la desdicha de Jyn, y en cierto sentido del resto de la Galaxia. Y como se pudo observar en los avances de la cinta, una breve pero sustanciosa aparición de Darth Vader. Así pues, Rogue One mantiene los elementos esenciales de la saga: drama entre padres e hijos, una fuerza totalitaria a la que hay que destruir, y unos forajidos (en apariencia) que se vuelven héroes. Visualmente es una cinta espectacular no sólo por los efectos especiales sino también por los vastos escenarios que hallamos en otros planetas. Además cuenta con personajes entrañables y buenas actuaciones, aunque Diego Luna nos queda a deber un poco, no está del todo mal pero no es un personaje que genere tanto cariño y admiración como otros de la cinta; aunque el final de cuentas no llegan a rivalizar con los protagonistas de la saga. En su narrativa, Rogue One es emocionante por sus escenas de acción e intrigas políticas, y consigue varios momentos conmovedores, llenos de heroísmo y redención, que nos invitan a ver el episodio IV a la brevedad, y a esperar con mucha ansia el que sigue para el año que viene.

Comentarios