Mujeres amuzgas, protagonistas del documental 'La memoria que nos teje”

lunes, 26 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tejedoras amuzgas de Xochistlahuaca, Guerrero, quienes luchan por preservar su oficio, tradiciones y cultura, son las protagonistas del documental La memoria que nos teje, dirigido por Viviana Pineda. El filme independiente se enfoca en 40 mujeres que integran la cooperativa Ljaa’ (flor) Tejedoras de Esperanza, fundada tras su encuentro en la emisora libre Radio Ñomndaa. Dicho documental –tesis de Pineda para el posgrado de la maestría en cine documental del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM–, que se encuentra en la etapa de postproducción, se grabó en un año y medio en Xochistlahuaca, luego de cinco años de investigación.

La Memoria que Nos Teje (Trailer del documental) from Viviana Pineda on Vimeo.

No obstante, en la etapa final enfrenta problemas económicos para concluir la edición y realizar los procesos de corrección de color y mezcla de sonido, por lo que se ha solicitado apoyo a través de la página de internet kickstarter.com, donde se ofrecen diversas ‘recompensas’ a los donadores. El apoyo al largometraje se recibirá hasta el próximo 31 de diciembre. Los otros realizadores, además de Pineda, son: Ian Brandon Morales (Fotografía), Miguel Nava Hernández (sonido) e Indira Cato y Mauricio Oropeza (producción). En el filme –hablado la mayor parte en lengua amuzga– se aprecia como las mujeres de Suljaa cumplen día a día una importante tarea: mantener viva la memoria de las abuelas al rescribir la historia de su pueblo en los huipiles que tejen. “Esta labor no es sencilla, pues la poca rentabilidad de su oficio está alejando a las nuevas generaciones del telar de cintura y amenazando con la desaparición de este importante legado”, se lee en la página de internet. Añade: “Encontrar un comercio justo que permita revalorar su trabajo y alentar a las pequeñas a retomarlo fue el motivo que unió a cuarenta mujeres en la cooperativa Ljaa’ Tejedoras de Esperanza.