Mel Gibson regresa a dirigir con 'Hasta el último hombre” (Trailer)

miércoles, 28 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El largometraje Hasta el último hombre (Hacksaw rodge), ovacionado de pie por diez minutos al final de su proyección en septiembre pasado durante el Festival Internacional de Cine de Venecia, fue dirigido por Mel Gibson (Corazón valiente y La pasión de Cristo), la cual se estrenará este 29 de diciembre en México en 320 pantallas. La historia, protagonizada por Andrew Garfield, trata sobre Desmond Doss, un joven médico militar que participó en la Batalla de Okinawa en la Segunda Guerra Mundial y se convirtió, debido a que salvó a 75 hombres, sin la necesidad de portar armas, sólo una Biblia y su fe en Dios, “en el primer objetor de conciencia en la historia de Estados Unidos” al recibir, de manos del entonces presidente Harry Truman, la Medalla de Honor del Congreso en 1945. En el reparto también intervienen Sam Wortington, Teresa Palmer, Luke Bracey y Vince Vaugh, en orden de importancia. El 1 de abril de 1942, Doss se unió al Ejército de Estados Unidos, según la cinta. Jamás pensó que tres años y medio después, él estaría de pie en el césped de la Casa Blanca, recibiendo el premio más importante de esa nación “por su valentía y coraje bajo fuego”. De los 16 millones de hombres en uniforme durante la Segunda Guerra Mundial, sólo 431 recibieron la Medalla de Honor del Congreso; uno de esos metales fue colocado alrededor del cuello de un joven perteneciente a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, quien durante el combate se destacó por no haber matado a un solo soldado enemigo. De hecho, se negó rotundamente a portar y utilizar armas. El 1 de noviembre de 1945, bajo las órdenes generales del Departamento de Guerra, se comunicó la entrega de la Medalla de Honor “por su notable gallardía e intrepidez en la acción por encima y más allá del llamado del deber durante el periodo que comprende del 29 de abril al 21 mayo de 1945, mientras servía en la Separación médica (Regimiento de infantería 307, división de infantería 77) en la acción en Urasoe Mura, Okinawa y las islas Ryukyu”. Su religión lo señalaba como no combatiente y no le permitía entrar en el Ejército. Finalmente encontró? la solución alistándose como 1-A-O (Objetor de Conciencia). Era 1942, Desmond tenía 23 años y entró a la guerra como médico en la 77ª División de Infantería. Su negativa a llevar un arma le causó problemas entre sus compañeros de batallón. Lo vieron con desprecio y lo llamaron “inadaptado, poco profesional y cobarde”. Un hombre en el cuartel le advirtió: “Doss, tan pronto como entremos en combate, me aseguraré de que no vayas a regresar con vida”. Sus comandantes también querían deshacerse de aquel joven delgado nacido en Virginia que hablaba con un acento sureño muy suave y tranquilo. Lo vieron como un ser pasivo que poco aportaría a la causa; para sus compañeros, un soldado sin arma no valía la pena, así que trataron de intimidarlo, regañarlo, asignarle tareas extra que demandaban mucha resistencia física, y lo declararon mentalmente incapacitado para el Ejército. Pero todo cambió cuando sus compañeros conocieron que este médico sin pretensiones y tranquilo, tenía una extraordinaria capacidad de curar las ampollas de los pies cansados y maltratados por tanto caminar y marchar. Y si alguien sufría un desmayo por un golpe de calor, él estaba a su lado, ofreciendo su propia agua. “Desmond no guardaba rencor. Con delicadeza, amabilidad y cortesía se dirigía a los que lo habían maltratado”, dice el boletín de Diamond Films. Desmond falleció a los 87 años, el 23 de marzo de 2006 y fue enterrado en el Cementerio Nacional, ubicado en Chattanooga, Tennessee.

Comentarios