Concluye la era Tavira con 'Numancia”

miércoles, 7 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El director de teatro Luis de Tavira cerró su ciclo de ocho años al frente de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) el pasado 4 de diciembre, con el fin de temporada de Numancia, la tragedia de Miguel de Cervantes. Hace 43 años que Manuel Montoro puso la obra por última vez en la escena mexicana, y lo hizo con la traducción de José Emilio Pacheco, misma empleada ahora por Juan Carrillo en el Festival Cervantino en Guanajuato para conmemorar los 400 años del deceso de su autor. Pero la gran tragedia del Siglo de Oro español contó ahí con apenas dos funciones, y luego de llegar a la Ciudad de México se presentó en una brevísima temporada -- del 9 de noviembre al 4 de diciembre-- en el Teatro Julio Castillo. De Tavira invitó a Carrillo por ser un talento emergente que mostró su gran capacidad en Mendoza, adaptación a la Revolución Mexicana de Macbeth, de William Shakespeare, de quien también se celebraron cuatro siglos de su fallecimiento. La obra de Cervantes --publicada post mortem, en 1784-- habla de una particular forma de resistencia del pueblo de Numancia, tras haber estado años bajo el yugo de los romanos, quienes se niegan a negociación alguna; sus habitantes deciden realizar un suicidio colectivo y dejar la zona en ruinas. Porque más vale muertos que esclavizados. El alimento de los opresores siempre es la víctima. Entonces, ¿qué pasa con ellos cuando no hay a quién atacar? Al finalizar la última función, la del domingo 4, se realizó la develación de placas, pero no sólo de Numancia, sino de los montajes de los años 2015 y 2016, dado que esta ceremonia no se había podido efectuar; “entrañable tradición de nuestro país”, la calificó De Tavira, para quien el acto se convirtió en una emocionante despedida como director de la Compañía Nacional de Teatro. Le sucede en el puesto Enrique Singer, quien fungió anteriormente como director de Teatro de la UNAM. En el evento, Óscar Narváez --parte del elenco estable de la compañía--, ofreció un cálido discurso en el que expresó ante el público que abarrotó el Julio Castillo: “Tu incuestionable trayectoria y pasión, tu vida entregada al quehacer creativo que nos ocupa y la voluntad de tu sabiduría puesta al servicio del teatro, son y seguirán siendo tu legado a las artes escénicas de nuestro país”. Con De Tavira al frente, la CNT estrenó 59 puestas en escena -- en México y el extranjero--, seis lecturas dramatizadas, cinco cabarets literarios y cinco radioteatros. En total se realizaron dos mil 416 funciones, alcanzando los 394 mil 898 espectadores. El director escénico deja un elenco estable de 52 actores, la casa sede en la calle de Francisco Sosa en Coyoacán, y dos espacios teatrales: La Sala Héctor Mendoza (un teatro de cámara en la sede), y La Corrala del Mitote, escenario movible diseñado para espacios al aire libre. Amado por unos y criticado por otros, el controvertido personaje se había vuelto ya uno solo con la Compañía. Eso lo recordó el actor Farnesio de Bernal, a quien De Tavira rindió homenaje por sus 90 años antes de la develación: “Gracias a Luis por darnos compañía”. Los 30 actores de la compañía, más todos los miembros de cada uno de los montajes de estos dos años, casi en su totalidad (unos 500), desfilaron por el escenario para recibir su placa, que desgraciadamente por los tiempos ya no es de metal. Al final del acto, Luis de Tavira recibió un aplauso inmenso, reconocimiento de su paso imborrable por la CNT.

Comentarios