George Martin (1926-2016)

lunes, 14 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- A principios de 1962 George Martin, el director de la pequeña discográfica Parlophone, recibió una llamada de su colega Sid Coleman. La conversación ocurrió, según recordaba Martin en su libro de 1979 All you need is ears (“Todo lo que necesitas es oídos”), así: –George –dijo–, no sé si estés interesado, pero hay un tipo que ha venido con una cinta de un grupo que maneja. No tienen un contrato de grabación, y me pregunto si te gustaría verlo y escuchar lo que tiene. –Claro –dije–, estoy dispuesto a escuchar cualquier cosa. Pídele que venga a verme. –Sí, lo haré. Su nombre es Brian Epstein… El grupo se llamaba The Beatles y pocos días después, el 12 de febrero, la reunión inicial entre Epstein y Martin tuvo lugar, y la revolución musical del siglo XX comenzó. Deslumbrado por el piano a los seis años de edad, el londinense George Henry Martin se inició en la música de manera autodidacta pues, para su fortuna, nació con el don del oído absoluto, y en sus primeros años de adolescencia ya tocaba piezas de Chopin sin saber leer una partitura, habiéndolas escuchado en discos solamente. Nacido el 3 de enero de 1926, su niñez transcurrió en un pequeño departamento sin luz eléctrica ni agua potable del barrio Drayton Park, al norte de Londres, y a pesar de las carencias su familia decidió comprar un piano gracias a la intervención del tío Cyril, quien era vendedor de instrumentos musicales. Sus padres se dieron cuenta de que George era “el musical” de la familia y decidieron apoyarlo. Se mudaron al barrio de Bromley por 1939, luego de que estalló la Segunda Guerra Mundial, y si bien tenía una beca en el prestigiado St. Ignatius College, fue matriculado en la Bromley Grammar School –la misma escuela donde 20 años después David Bowie comenzaría su carrera musical. El día en el cual la banda de la Real Fuerza Aérea, The Squadronaires, diera un concierto en el auditorio de la escuela Bromley, el joven George merodeó por el escenario hasta que los músicos lo invitaron a tocar piano con ellos, marcando su debut sonoro con la pieza “One o’clock jump”, de Count Basie (Nueva Jersey, 1904-Florida, 1984). Poco tiempo después formó George Martin & the Four Tune Tellers, grupo con el que comenzó a presentarse en bares y eventos escolares, y con quien experimentó la emoción de tocar frente a un público estándares de jazz y algunas composiciones propias. Años después –luego de servir en la Real Fuerza Aérea– consiguió trabajo como asistente de Óscar Preuss, director de Parlophone. Cuando fue nombrado jefe de dicha disquera, y tras aquella reunión con Brian (Samuel) Epstein (Liverpool, 1934-Londres, 1967) y la subsecuente contratación de Los Beatles, Martin se convirtió además en el productor más exitoso en la historia de la música; sin miedo a experimentar, tomaba las ideas de sus integrantes y las hacía realidad, lo cual provocó esa revolución musical que llevó a la música popular a extremos insospechados. La noche del martes 8 se nos fue el productor más importante de la historia musical en la segunda mitad del siglo XX. George Martin falleció mientras dormía “pacíficamente a los 90 años de edad” en su casa de Coleshill, cerca de Swindon, conforme anunció el diario Daily News.

Comentarios