'Revista de la Universidad” y 'Periódico de Poesía”

martes, 15 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dos publicaciones periódicas notables de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) son, sin duda, la ya legendaria Revista de la Universidad de México, dirigida por Ignacio Solares, y el Periódico de Poesía de la Dirección de Literatura que encabeza Rosa Beltrán. Los dos titulares son dos escritores con una bien ganada trayectoria literaria. El primero, desde muy joven, ya dirigía el suplemento Diorama de la Cultura de Excélsior, pero no de cualquier Excélsior, sino del dirigido por Julio Scherer García a quien Carlos Fuentes llamó El Zarco del siglo XX. Se integraría también en esa casa al equipo de trabajo de la revista Plural, que Scherer creó en la cooperativa del diario para Octavio Paz. Y mientras éste y toda su plana mayor dejaron Excélsior en repudio al golpe que le dio el presidente Luis Echeverría en 1976, Fuentes lo apoyó (sería su embajador en Francia). Y Solares también abandonó el periódico para fundar la revista Proceso e iniciar un nuevo ciclo en su vida, que lo convertiría en uno de nuestros más productivos escritores, abordando tanto el relato como el ensayo y la dramaturgia, sin olvidar sus labores editoriales. Fue así como llegó a encabezar la revista universitaria. Por su parte, Beltrán, también cuentista, novelista, ensayista, ha sido objeto de consensuado reconocimiento por su aportación a las letras nacionales, y al apoyar el periódico fundado en Literatura por el poeta Marco Antonio Campos lanza a los lectores del género un señuelo de vital importancia, y a los jóvenes creadores un medio de expresión único ante el embate de los medios electrónicos. En sus números de marzo, la oferta de ambas publicaciones mensuales es muy atractiva. En la Revista de la Universidad, por cierto, Solares abre sus páginas celebrando el ingreso de Rosa Beltrán a la Academia Mexicana de la Lengua, y publica tanto su discurso de ingreso como la respuesta de otro escritor, Gonzalo Celorio. Beltrán dedica su texto a la obra Cartucho, de Nellie Campobello. En el editorial institucional, se recuerda a Nellie así en el título: “Nellie Campobello sigue siendo un signo de interrogación”. Y se aclara: “Basta con recordar las trágicas circunstancias en que, ya en su vejez, desapareció y fue asesinada, episodios de los que no se ha investigado con suficiencia.” Sí, el signo de interrogación surgió por vez primera, mediante una denuncia del historiador chihuahuense Jesús Vargas en un congreso de 1991 sobre la novelista y fundadora de la escuela de ballet del INBA, que Proceso cabeceó de esta manera: “La desaparición de Nellie Campobello”. El semanario y el periódico El Día persiguieron el asunto. Fueron las autoridades las que no hicieron su tarea, pues no llegaron al fondo, y Claudio Niño, el “compadre” y presunto secuestrador de la artista, salió libre. Proceso resumió finalmente el caso en 2002, cuando la reportera Rosario Manzanos escribió: “La vida de una mujer virtuosa, sensible, de gran carácter, que destacó en la cultura mexicana como narradora, coreógrafa, bailarina y fundadora de instituciones, no podía haber tenido un desenlace más dramático Desde hace casi 20 años, Nellie Campobello prácticamente dejó de vivir, aislada del mundo.” Un asesinato de casi 20 años… Pero la publicación también dedica sus páginas centrales al artista elegido, esta vez al pintor Alberto Castro Leñero con un texto de Salvador Gallardo Cabrera… Jorge Volpi sobre Ayotzinapa, Ariel González en el centenario de Rubén Darío, un recuento de Sandra Lorenzano sobre el exilio argentino en México, Edgar Esquivel recuerda y valora a Umberto Eco… Por el lado de la poesía, la edición del periódico comandado por Pedro Serrano invita con temas como éstos (van unos cuantos a reserva de dedicar una columna completa de “revistero” a esta extraordinaria publicación): Una entrevista con Adam Zagajewsky, por David Sodan y traducción de Ricardo Morales; “Breves apuntes sobre escrituras mixtas”, texto-manifiesto-literario de Rocío Cerón; un ensayo de Ana Franco Ortuño --además poeta y subdirectora del periódico-- sobre la poesía del estadunidense Charles Bernstein; “Poéticas de la negatividad”; una aproximación al hermético “Primero sueño” de sor Juana Inés de la Cruz; una lectura del poema “Dónde” del cubano Víctor Rodríguez Núñez, por Carmen Villoro; traducciones, inéditos, concursos, artículos sobre política y literatura… eso y mucho más, pero todo completo si lo adquiere, ya, en las librerías no sólo de la UNAM.

Comentarios