Salda Revolución Cubana deuda histórica con sus Satánicas Majestades

jueves, 24 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La banda británica de Los Rolling Stones arribó esta tarde al aeropuerto José Martí de la capital cubana en un vuelo privado que trajo además a unos 60 de sus técnicos de apoyo y a la familia de los cuatro músicos para su megaconcierto del viernes 25. Ya en La Habana, Mick Jagger saludó brevemente en español y se mostró feliz de estar en la isla, reportó la agencia AP. Los admiradores cubanos esperan ansiosos la presentación de los Rolling que, según palabras de los organizadores, será un espectáculo recordado por años. Desde hace un mes trabajan obreros, técnicos y especialistas en la Ciudad Deportiva de La Habana, donde se hará el concierto, para dejar listo el escenario. El concierto gratuito será el cierre de su gira “Olé”, que los ha llevado por Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Colombia y México. El Instituto Cubano de la Música indicó que la mayor parte de la infraestructura que se usará para el concierto es completamente nueva e incluye un audio de 1.3 toneladas, ocho repetidores de sonido y siete pantallas que serán instaladas para que el público pueda apreciar mejor el espectáculo. El recital no será transmitido en vivo por televisión, en cambio se realizará un documental, agregó la dependencia isleña. “Hemos llevado a cabo (conciertos) en muchos lugares especiales durante nuestra larga carrera, pero este espectáculo en La Habana va a ser un hito para nosotros y, esperamos, para todos nuestros amigos en Cuba también”, señaló un comunicado emitido por la legendaria agrupación, previo a su llegada. Los cubanos recibieron a los Rolling apenas dos días después de despedir a Barack Obama, el primer presidente de Estados Unidos en viajar a la isla en casi 90 años y en el marco de un deshielo binacional. La presencia de sus Satánicas Majestades en isla salda una deuda histórica de la Revolución Cubana en la polarizada década de los setenta, cuando los silenció de las radios y persiguió a los muchos de los seguidores de la estética del rock, acusándolos de ser una influencia perniciosa de las sociedades capitalistas para los jóvenes. Sin embargo, toda una generación de cubanos se las ingenió para escucharlos en discos de vinilo que se pasaban de mano en mano. Finalmente el rechazo oficial a los Rolling Stones y otras bandas, como sus compatriotas los Beatles, se revirtió en los ochenta.

Comentarios