Fallece el director de orquesta Nikolaus Harnoncourt

domingo, 6 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Retirado desde diciembre pasado de su actividad musical, el célebre director de orquesta austriaco Nikolaus Harnoncourt falleció en Viena a los 86 años debido a una grave enfermedad no especificada por sus familiares, quienes informaron escuetamente: “El 5 de marzo de 2016, Nikolaus Harnoncourt falleció serenamente rodado de su familia. La pena y el agradecimiento son grandes. Ha sido una relación maravillosa”, dijo su esposa Alice Hoffelner, según información de la agencia APA. Nacido en Berlín, Alemania el 6 de diciembre de 1929, el también cellista era miembro de honor del Musikverein de Viena, cuyo director Thomas Angyan expresó la consternación que la muerte del músico ha causado en el ámbito de la música a escala mundial: “Una era ha llegado a su fin… Nunca esperé que entre su retirada del mundo de los conciertos y su fallecimiento hubiera un periodo tan corto”. El pasado 5 de diciembre, un día antes de su cumpleaños 86, Harnoncourt anunció su retiro mediante una carta incluida en el programa de conciertos del ensamble Concentus Musicus Vien, fundado por él, en la cual expresó: “Mis fuerzas físicas me obligan a cancelar todos mis planes futuros”. En la cuenta de Twitter de Harnoncourt se han expresado infinidad de condolencias y agradecimiento por su legado. Él fue pionero en la interpretación de la llamada Early Music, término referido al repertorio europeo compuesto entre 1250 y 1750, pues revolucionó el arte de la ejecución con la exigencia de usar instrumentos originales y estudiar las partituras históricas. Incluso es considerado decano de la música antigua. Profesor en el Mozarteum de Salzburgo, el músico que vivió su infancia en la ciudad austriaca de Graz, fue también director de ópera. Grabó varios discos de ópera, oratorios y obras sinfónicas de los siglos XVIII al XIX. Al hacer un análisis de la obra operística de Rameau (1683-1764), el fallecido crítico musical de Proceso, José Antonio Alcaraz, citó las palabras de “solvencia y agudeza proverbiales” de Harnoncourt, quien consideraba: “Al contrario de la música instrumental, cuya anotación era habitualmente de gran exactitud, los compositores de ópera (desde Monteverdi y Cavalli) escribían sus partituras bajo la forma de (lo que hoy consideraríamos como) esbozo. Su propósito al actuar de esta manera, era dejar a la autonomía creativa de cada director suficiente campo libre, al mismo tiempo que adaptar cada vez -en forma óptima- la obra, de acuerdo a las circunstancias dadas”. Alcaraz destacó en aquel momento que Harnoncourt “ha buscado alejarse -con particular éxito- de los patrones ‘tradicionales’ para la interpretación de Rameau he ido a fuentes hasta hoy inéditas Esto, le ha llevado a insistir en especial sobre el aspecto rítmico en su versión; así, los numerosos errores de solfeo que se habían difundido en la ejecución de la música francesa del XVIII, son corregidos mediante un cuidadoso examinar la ornamentación así como llevar a la práctica convicciones llenas de dinamismo, a su vez fruto de una investigación intensa que tanto tienen de acto de amor como de auténtica sabiduría”. Se afanó siempre en buscar lo que consideraba que el compositor quería decir con su obra. Y sorprendió así con interpretaciones innovadoras.

Comentarios