'Canoa está más viva que nunca”, dice Cuarón a 40 años de su estreno

miércoles, 9 de marzo de 2016
GUADALAJARA, Jal. (apro).- Alfonso Cuarón, ganador del Óscar a Mejor Director en 2014 por la cinta Gravedad, destacó que el largometraje Canoa, de Felipe Cazals, que cumple 40 años de su estreno, “es muy importante y la mala noticia es que está más viva que nunca”. El joven realizador de Y tu mamá también espera que las nuevas generaciones no sólo vean este clásico, “sino que entiendan que todas estas enfermedades que sufrimos en este país van teniendo un síntoma desde hace mucho tiempo y básicamente el problema sigue siendo exactamente el mismo”. Canoa dijo, le impacta también porque “es una película tremendamente moderna por como está hecha”. Y especificó: “No es un filme que se sienta viejo, se ve que es de años porque reconocemos que los actores ya no se ven así”. Dichas declaraciones las hizo en el Teatro Diana, después de la proyección de Canoa, la película que trata de la masacre de cinco trabajadores de la Universidad de Puebla en San Miguel Canoa a manos de mil residentes de ese lugar. Ahí, Cuarón sostuvo una charla con Cazals. Primero, el cineasta manifestó su emoción porque hubo un lleno total para disfrutar la proyección de la cinta programada en el marco de la 31 edición de Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG). Enseguida, dejó claro que la película trasciende por mucho lo que se conoce como un filme de denuncia: “Porque tiene una universalidad, porque habla más de una condición humana y su tema es atemporal y también, no tiene fronteras”. Cuando se proyectó Canoa por primera vez en septiembre de 1975 en la Muestra de Cine, recordó, no lo dejaron entrar y fue un éxito. Ese hecho lo confirmó Cazals, quien contento rememoró el estreno y el contexto social y político de cuando se hizo la cinta; justo cuando la industria cinematográfica del país estaba muy mal. Así que el director de El Apando recordó que cuando se estrenó Canoa en los cines en 1976  “cierto alto clero” puso pancartas en todas las iglesias con el título de filme entre las películas que no debían verse. Además, recibió anónimos, durante ocho meses con tinta verde, de cómo iban a morir él y sus hijos. La película fue presentada por la actriz y exsenadora del PRD María Rojo, quien coincidió en que Canoa “es más vigente que nunca a 40 años” de su estreno. “Y es que para nosotros que hoy sobrevivimos de muertito en las aguas turbias de los horrores nacionales, cineastas como Felipe Cazals son las necesarias y cada vez escasas tablas de salvación. Su película nos hace recordar que para los jóvenes, este país se está convirtiendo en un escenario dantesco, donde viven hasta los mismísimos representantes del cielo. “Quién pregunta hoy lo que todos nos preguntamos después de ver Canoa: ¿dónde quedó el Estado laico? La historia real de Canoa fue el preludio de la tragedia estudiantil en una población situada apenas a dos kilómetros de la ciudad de Puebla y el episodio sucedió en septiembre de 1968. El cura, para variar, más poderoso que el presidente municipal, había sembrado en sus feligreses una paranoia contra la palabra estudiante”. La actriz y exdiputada siguió: “Cazals y su generación abrieron a 35 milímetros la puerta de la verdad sofocada y esa generación nos hace mucha falta hoy cuando las tragedias se multiplican y donde 43 suman miles de jóvenes que  desaparecen en manos de los encargados de protegernos a todos. ¿Dónde está el cine urgente por donde puedan navegar tantas canoas?” La proyección también fue el escenario donde la cineasta mexicana Dana Rotberg denunció que la madrugada del 3 de marzo, Bertha Cáceres, defensora de los derechos humanos y territoriales de los pueblos originarios de Honduras, y el ambientalista mexicano Gustavo Castro Soto fueron atacados en el poblado de La Esperanza en Honduras. Ella fue asesinada y él herido. Y denunció: “Gustavo Castro ha cumplido con todos los tramites, declaraciones y solicitudes que el gobierno de Honduras le ha solicitado y la Fiscalía General de Honduras lo ha retenido. Ayer, esta misma instancia prolongó por 30 días la alerta migratoria que impide al defensor Castro regresar a México. “Exigimos la enérgica e inmediata intervención de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México para salvaguardar todas las garantías y la protección referente a la seguridad de Castro y su inmediato regreso al país”.  

Comentarios