'Una familia espacial”: Europa imita a Pixar

viernes, 1 de abril de 2016
MONTERREY, NL (apro).- En su esfuerzo supremo por imitar las impecables producciones de Pixar, la cinta española “Una familia espacial” (Capture the flag) naufraga aparatosamente. O, mejor dicho, explota al alunizar. La productora ibérica Lightbox Entertainment emprendió un esfuerzo de animación ambicioso, pero que, al aproximarse hacia el modelo estadunidense 3D, terminó en llamas. En una época en la que los estudios han desarrollado excelencia, no sólo en la recreación visual de creaturas fantásticas, sino también en la argumentación dramática, una propuesta de medio pelo parece un despropósito. “Una familia espacial” buscó recrear la magia de Pixar, con una temática original, pero erró catastróficamente. La comedia de acción es tradicional, con una temática retro. Ubicada en Estados Unidos, sigue los esfuerzos de Mike, un preadolescente voluntarioso que vive afectado por la amargura de su padre y abuelo, los dos astronautas que cargan con fracasos en sus aspiraciones por conquistar el cosmos. Un día, un malvado millonario anuncia su intención de conquistar la Luna con fines perversos, lo que ocasiona que la NASA reactive sus planes para llegar al satélite natural. Luego de una serie de peripecias, emprenden el viaje el abuelo, el chico y sus dos amigos entrañables. También se cuela una mascota lagartija. Superficial en su tratamiento, el guión apuesta a rutinarios pasajes de persecución en la Tierra y, como elemento climático, la odisea en la Luna. Sin embargo, la carencia de solidez de los personajes provoca que el paseo sea intrascendente. Pixar se caracteriza, desde su origen, hace más de dos décadas, en las propuestas monolíticamente cimentadas en literatura cinematográfica. Sus guiones son joyas universalmente admiradas y laureadas. El estándar que establecen es elevado. “Una familia espacial” ni siquiera se le aproxima. Pero además, la fábrica que ha presentado tesoros como “Toy Story” y “Up”, ha moldeado figuras de textura única y de formatos originalísimos que, desafortunadamente, han sido repetidamente imitados. En este caso, la producción española recrea seres clonados de los mundos pixareanos. Ni siquiera aporta el apreciado elemento de la originalidad. Lightbox ya había presentado anteriormente “Las aventuras de Tadeo Jones”, personaje trasunto de Indiana Jones, que resultó un hit en el mercado europeo. Pero ahora, en este paseo por el espacio, olvidó que puede buscar un look propio sin descuidar la taquilla. Por ahí andan, dando ejemplo por el mundo, los estudios Aardman, con sus entrañables personajes de la serie Wallace y Gromit, animados con la técnica stop motion. Esta conquista de la Luna parece un capítulo para televisión de alguna serie de Nickelodeon. La cinta es dirigida a niños de unos 10 años en adelante.

Comentarios