Despiden al poeta Pablo Neruda en la antigua sede del Congreso chileno

lunes, 25 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tres años después de que sus restos fueron exhumados para establecer si murió de cáncer o fue asesinado en los inicios de la dictadura militar, una interrogante aún no aclarada, Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura 1971, fue despedido este lunes en la antigua sede del Congreso chileno, y mañana será enterrado en Isla Negra. En ese lugar, el autor de 'Residencia en la tierra' y 'La rosa separada', entre muchas otras obras, fue honrado por varios grupos, entre ellos el Partido Comunista, en el que militó hasta su fallecimiento, el 23 de septiembre de 1973, un día antes de que saliera exiliado a México, invitado por el entonces presidente Luis Echeverría. “Es un momento histórico”, dijo Rodolfo Reyes, sobrino del poeta, a los periodistas congregados en el salón plenario del antiguo Congreso. “Estamos cumpliendo con lo que se prometió: hacer el homenaje popular, del pueblo, de la ciudadanía, para Neruda. Ustedes comprenderán que Neruda no podría haber sido sacado en forma privada y llevado directamente de la morgue a su Isla Negra”, 130 kilómetros al noreste de Santiago. “Aquí caben todos, particularmente alguien que le entregó tanto en su letra, en su poesía, al mundo entero”, señaló por su parte el líder oficialista Jaime Quintana. Los restos del poeta chileno permanecieron poco más de tres años en una unidad especializada del Servicio Médico Legal, donde fue sometido a varios estudios por paneles de expertos chilenos y extranjeros. Actualmente, muestras de sus huesos y dientes son examinados en laboratorios en Canadá y Dinamarca. Su chofer, Manuel Araya, ha dicho que el supuesto asesinato de Neruda fue cometido por agentes de la dictadura de Augusto Pinochet mediante una inyección letal, en momentos en que el Premio Nobel de Literatura había aceptado viajar a México, donde encabezaría la oposición al régimen militar, según opinión de muchos. Durante 40 años la familia y la Fundación Neruda, que administra el legado del poeta, creyeron la versión oficial de que murió de cáncer de próstata con metástasis, hasta que en 2011 Araya declaró a una revista mexicana que lo habían envenenado mediante una inyección en la clínica Santa María, donde fue internado el 19 de septiembre de 1973. Nueve años después habría sido asesinado en la misma clínica el expresidente Eduardo Frei Montalva, con gasas empapadas con bacterias, según la investigación judicial. Los primeros exámenes de Neruda –”el más grande poeta del Siglo XX en cualquier idioma”, según el escritor Gabriel García Márquez– descartaron el envenenamiento. Luego se constató la presencia de la bacteria estafilococo dorado en los huesos del poeta, cuya genética es analizada porque se supone que la misma no estaba presente en Chile a inicios de la década de 1970.

Comentarios