Sindicalizados del Fondo de Cultura Económica exigen respeto a su CCT

martes, 10 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con el lema “Yo apoyo al Fondo, pero el Fondo no me apoya a mí” impreso en playeras y pancartas, poco más de 30 trabajadores sindicalizados del Fondo de Cultura Económica (FCE) protestaron frente a la Librería Octavio Paz, donde pugnaron por respeto a los derechos de su contrato colectivo (CCT). Rosario Sánchez, secretaria general del Sindicato Único de Trabajadores del FCE, explicó a Apro vía telefónica desde la librería del Fondo, donde se inauguró esta mañana la primera Gran Venta de Bodega, que luego de varias reuniones y en específico la de ayer (con Octavio Díaz Aldret, gerente de Administración y Finanzas), decidieron manifestarse de manera pacífica al no obtener ningún punto de acuerdo, mismos que se resumen así: Respeto al comité ejecutivo, voz de trabajadores sindicalizados del FCE; Respeto a plazas sindicalizadas ante vacantes existentes; Basificación de personal eventual respetando las trayectorias de trabajo; Fechas concretas de liquidación respecto del CCT para compañeros de 2015 que a la fecha siguen sin respuesta; No precarizar los puestos de trabajo; Alto al acoso laboral en diversas áreas, y Acceso a préstamos (conscientes de que los mismos son de buena voluntad) por parte del FCE. El sindicato agremia a 298 trabajadores, entre personal de almacén central, administrativo y de librerías del Fondo. “Pedimos fechas de liquidaciones que vienen del 2015 que quedaron en entregar a compañeros este año, hemos mandado oficios sin ninguna respuesta, sobre todo porque tenemos una lista de 15 trabajadores que están por retirarse. Muchos de ellos están enfermos o mayores y están a punto de salir y no es humano que estén así”, dijo Sánchez. También explicó que como trabajadores siempre han mostrado apoyo al FCE, de ahí el lema que hicieron para la protesta, ante lo cual refirió diversos problemas internos: “Siempre hemos mostrado apoyo al Fondo, incluso cuando a los sindicalizados se les pide laborar en fines de semana sin tener la certeza de tener un pago por tiempo extra que quieren suplir con ‘tiempo’, pero ¿cuándo? Si trabajan hasta en fin de semana. Sabemos del problema que hay en librerías por el robo de volúmenes y, ante diversos protocolos, incluso hemos aceptado un ‘cacheo ligero’ a la salida de labores, hemos colaborado con medidas de austeridad, pero esto llega a un punto donde no se puede más con la intimidación o el acoso. “El FCE es una institución de una tradición humanista que da una apariencia al exterior, pero su vida interna laboral es todo lo contrario”, finalizó Rosario Sánchez. “Ajuste llegó para quedarse”: FCE El Fondo de Cultura Económica ofreció su postura mediante un documento enviado aApro, donde se asegura que el FCE respeta el derecho de los trabajadores a expresar sus desacuerdos, pero explica que “por el cambio en la estructura de los ingresos del gobierno, la restricción presupuestal de recursos fiscales llegó para quedarse y la solución para el desarrollo de la casa editorial está en el plan de ahorros en curso y en el impulso que se le otorga a los programas de obtención de ingresos propios…” Asimismo, se manifiesta un desconcierto luego de la reunión de ayer a donde se llegó a una serie de acuerdos con miembros del sindicato, “incluso en temas no contemplados en el contrato colectivo, como la obtención de préstamos sin intereses”, y un avance en la búsqueda de vías de solución al otorgamiento de plazas a trabajadores eventuales; el esquema para la adquisición de los uniformes; contratación de servicios de alimentos para eventos de trabajadores contemplados en el contrato colectivo, y el comportamiento de la empresa de vigilancia. En el mismo documento se hace una referencia al gerente de Administración y Finanzas, Octavio Díaz Aldret, quien lamentó la protesta sindical que parece proponerse empañar los esfuerzos del FCE en su primera Gran Venta de Bodega (que abrió hoy y con actividades anunciadas hasta el 15 de mayo), ventas indispensables para atender las demandas laborales. Sin embargo, los trabajadores expresaron a esta agencia que la manifestación es pacífica y con el único propósito de informar al público de la situación, en una protesta que reunió en su mayoría a mujeres que no laboraron por el 10 de mayo, aunque esperaban un mayor respaldo de compañeros conforme avance la tarde y se unan una vez que terminen sus turnos de trabajo. Acorde al comunicado del FCE, el próximo miércoles 18 se realizará una nueva junta en la que se incluirá la demanda sindical de recibir 10% de las ventas totales de la cafetería del edificio sede.

Comentarios