En Juchitán, muestra de 43 papalotes y 20 carteles por Ayotzinapa

miércoles, 11 de mayo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El sacerdote y defensor de migrantes Alejandro Solalinde sostuvo que “no todo está perdido en el país, pues el arte se pone al servicio de la justicia y la sociedad”, en referencia a los 43 papalotes y 20 carteles por Ayotzinapa que ya se exponen en Casa El Ocote en Juchitán, Oaxaca. La muestra que fue inaugurada el sábado 7 llegó a Juchitán luego de la exposición que tuvo en el Museo Memoria y Tolerancia de esta ciudad, donde se presentó en marzo de 2015. Se trata de 43 papalotes con los rostros de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, creados por Francisco Toledo junto a artistas del Taller de Papel de San Agustín, Etla, los cuales voló previamente en diciembre de ese año junto con un grupo de niños en la ciudad de Oaxaca. En mancuerna con ellos se exponen también los Carteles por Ayotzinapa, resultado de la Primera Bienal Internacional de Cartel Oaxaca convocada por Toledo como un recordatorio y petición del artista para que se haga justicia en el caso Iguala. Sobre la muestra en Juchitán, Solalinde dijo que no todo está perdido en el país ante la ola de violencia, y prueba de ello son las obras expuestas en Casa el Ocote, que demuestran el arte al servicio de la justicia y la búsqueda de la verdad. “Es la sociedad quien va construyendo, difícilmente vamos a conseguir que el país pueda cambiar con los de arriba si no empezamos con los de abajo”, detalló el religioso acompañado por Michel Pineda, Rodrigo Vásquez, Heinz Chaub y Geovani Miguel, miembros del recinto donde se inauguró la muestra. Sobre los carteles, Tryno Maldonado escribió en el texto de sala que “el México de hoy demanda al arte volverse el mayor espacio para la lucha política y la construcción de una memoria individual y colectiva contrapuesta a esa verdad histórica del Estado”. Es por ello que “generar memoria a partir de múltiples subjetividades demanda volverse agente activo en los procesos de transformación simbólica y de sentidos del pasado para proyectar un futuro colectivo, donde esas catástrofes no sean olvidadas, donde no se repitan. Y eso justo es lo que cada uno de los autores de estos carteles ha conseguido”. La muestra permanecerá en Casa El Ocote hasta el próximo 7 de julio.

Comentarios