Un Malpaís: "De precisos, espurios y parias"

domingo, 22 de mayo de 2016
La editora independiente realiza una profunda investigación para redondear un concepto crítico que aporte, con humor, sarcasmo e ingenio, datos históricos acerca de todos nuestros “precisos”, algunos de los cuales además fueron “espurios” y “parias”. Un equipo de primera línea sostiene la portada (y viceversa), diseñada por Rafael López Castro para fustigar la conciencia del poder, pero también la de los ciudadanos, pues entre todos se ha forjado este Malpaís, nombre de la editorial. CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Con una portada diseñada por Rafael López Castro, textos satíricos de historiadores y caricaturas que rayan en el humor negro, De Precisos, espurios, y parias: 200 años del presidencialismo en México, volumen de colección editado por Malpaís Ediciones, es un arduo trabajo de investigación simplificado para reconocer en breve a los presidentes-personajes que han (mal) gobernado al país. Desde Agustín I a Peña Nieto, pasando por Su Alteza Serenísima Antonio López de Santa Anna y sus 11 momentos de poder, a Pedro Lascuráin Paredes que gobernó por 45 minutos, hasta aquellos tres últimos a quienes –a juicio de los editores– “les robaron la presidencia”: José Vasconcelos, Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, todos, todos, están ahí. Se trata de una compilación que llevó cuatro años de trabajo, dos de ellos de investigación, que según se lee en la breve presentación fue la manera lúdica para asimilar o reapropiarse la historia nacional a partir de los gobernantes, tal y como han sido: autoritarios, corruptos, paternalistas, blandengues, asesinos, vendepatrias, demócratas, deslenguados, ignorantes, persignados, rojos, payasos. Como en una letanía carpera del más puro Jesús Martínez Palillo (Proceso 579). Sobre la portada limpia de título, realizada por el reconocido diseñador gráfico y fotógrafo jalisciense Rafael López Castro, se distingue el balcón presidencial de Palacio Nacional; en contraportada, la Puerta Mariana, y en la solapa la entrada principal al recinto. Al desplegarse el tríptico, forma una sola imagen con manitas que señalan que “el que manda está arriba”. Explicó el artista: “La portada es una broma resultado de todas las figuras que aparecen dentro, disfruté mucho leer los textos porque creo que a este país nuestro le hace falta contar la historia de una manera más rica, real y sin los toques priístas-monográficos donde todos son héroes. ¿Y qué cosa compartieron en común? Pues el Palacio. Me encantó el tratamiento que les dieron y creo que el libro tiene dos lecturas: la del texto y la de las caricaturas.” El volumen tiene un tiraje corto de 400 ediciones, mismas que ya se pueden adquirir en las librerías El Péndulo de esta ciudad, en la Proveedora Escolar de Oaxaca y en la Profética de Puebla, o bien directamente en la web de malpaisediciones.com/. A decir de Santiago Robles, editor-diseñador del libro y Malpaís, también se trabaja en una edición de colección seriada. Para Iván Cruz, editor de la casa, el libro en blanco y negro trata de una crítica también para los mexicanos: “El concepto fue representar a algunos de los responsables de la situación actual del país: nuestros gobernantes, que lejos de ser un referente épico de las buenas costumbres o probidad son los primeros sangradores del país. Para eso buscamos a un grupo de historiadores, para que hicieran un texto, no de monografía de hazañas, sino de datos que revelaran cómo eran en realidad, con sus mañas, apodos, negocios turbios… datos que siempre se ocultan históricamente al ciudadano, y también plasmarlos en cartón, en una especie de humanización a partir de la ilustración y exponerlos de forma artera.” La investigación corrió a cargo de Áquiles Ávila Quijas, Claudia Ceja Andrade, Sebastián Rivera Mir, Regina Tapia Chávez y el líder del equipo Pavel Navarro, todos investigadores e historiadores egresados de El Colegio de México. Fue Navarro quien explicó a Proceso sobre la selección de información, un trabajo riguroso más allá de lo que se pueda leer, incluso para aquellos que tuvieron una sola línea de descripción hasta a quien le faltó papel, comentó: “Lo que se destaca es la dinámica de irreverencia. Hay quien escapa de ejercer la presidencia e imprime su sello presidencial, el papel de Calles de manejar la crisis revolucionaria aun con todo lo maquiavélico, Cárdenas con esa capacidad de manejar a las masas; en cambio hay otros a quien ni cómo ayudarles, como Díaz Ordaz, Echeverría con la demagogia combinada con la guerra sucia, Lopez Portillo y Fox que con sus acciones hicieron cosas desastrosas. En realidad nos dieron mucho material para escribir. “En ese sentido es de destacar la situación del país donde el desastre resulta evidente, y que el lector piense: ¿Cómo es posible que sean estos nuestros gobernantes? Nos podemos reír, pero en este humor está una crítica al ciudadano, que ha relegado la solución de los problemas a los presidentes.” Además de Santiago Robles, las ilustraciones interiores son de Abraham Díaz Aguiñaga, Jayme Sifuentes Pérez, Santiago Solís Montes de Oca y Mariana Villanueva Segovia. La presentación de De precisos, espurios y parias: 200 años del presidencialismo en México se realizará el 2 de junio a las 18 horas en el ex Convento de Churubusco.

Comentarios