Anthony, Vives y Blades llueven candela en el Zócalo

domingo, 12 de junio de 2016
Una noche de alarido desató la triada de ídolos latinos Marc Anthony, Carlos Vives y Rubén Blades, en su encendida actuación durante de este sábado 11 ante un Zócalo repleto en la capital mexicana, conforme a la crónica de César Muñoz Valdez solicitada para nuestros lectores. CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Con altas dosis de salsa, cumbia y ritmos tropicales, el Zócalo de la Ciudad de México se transformó en un multitudinario salón de baile de 120 mil almas que se dieron cita ayer sábado para ver a Marc Anthony, Carlos Vives y Rubén Blades. Pura candela se sintió desde tempranas horas, luego de que el show de estas tres celebridades empezó puntualmente a las 18:00 horas, asistiendo familias, parejas y personas de distintas edades a ver a sus ídolos. El primero en aparecer sobre el escenario fue el panameño Rubén Blades, quien inmediatamente encendió los ánimos en lo que parecía sería una tarde soleada, y cantó sus éxitos “Chica Plástica”, “Por tu mala maña”, “El Padre Antonio y su monaguillo Andrés”, “Prohibido Olvidar” y “El Cantante”. Blades aprovechó el espacio al reconocerse preocupado desde siempre por las causas sociales, y dedicó su canción “Desapariciones” a los familiares de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa. “México tiene muchas virtudes y fortalezas. Para los padres de los desaparecidos y todos los mexicanos, esta canción que escribí en 1982 aún tiene vigencia”, dijo el cantautor mientras una llovizna caía sobre la Plaza de la Constitución. Le siguieron “El Pasado no Perdona”, “Maestra Vida” y “Pedro Navajas”, con la cual cerró su participación, al tiempo que recordó que esta pieza la tocó por primera vez en un bar de Tepito por el año de 1978, ante Gabriel García Márquez y Carlos Fuentes entre el público. Después arribó para calentar los ánimos Carlos Vives, quien interpretó “Ahí llego yo”, mientras lanzaba balones de futbol y ponía a bailar a los presentes con su estilo latino. “La Gota Fría”, “Carito”, “Fruta Fresca” y “Bailar Contigo”, fueron los temas que ofreció el músico colombiano, quien además invitó a sus compatriotas de ChocQuibTown para a ritmo de rap entonar “La tierra del olvido”. (ver https://www.youtube.com/watch?v=8jtfXHadYIE) Con “Te solté la rienda” del ídolo guanajuatense José Alfredo Jiménez (1926-1973), Carlos Vives culminó su actuación reconociendo su “amor por México y la música ranchera”, alabanza que desató la gritería y los cantos del pueblo capitalino hasta hacer vibrar la plancha entera del Zócalo para alcanzar el alarido las calles alrededor. Un fuerte aguacero caía sobre el Centro Histórico del país, no obstante, las 120 mil personas permanecieron bien dispuestas para recibir con aclamaciones al estadunidense de origen puertorriqueño Marc Anthony, quien descendió majestuoso de unas escalinatas sobre el escenario a eso de las 21:30 horas. “Hubo alguien” fue el tema que entregó Marc a sus seguidores mexicanos, notablemente sorprendido por el recibiendo multitudinario. “Muchas gracias por darme la oportunidad de compartir con ustedes”, expresó el cantante latino entre muñecos de peluche que algunas chicas le lanzaban, en tanto otras más lloraban al ver su virtual figura espigada en las enormes pantallas. Con una lluvia que por momentos se iba y regresaba, la noche transcurrió con “Valió la Pena”, “Hasta Ayer”, “Flor Pálida” y “Abrázame muy fuerte”. Posteriormente, Marc Anthony lanzó un grito de protesta contra “quien se meta con los mexicanos en el extranjero”, una obvia referencia a las declaraciones racistas del político estadunidense y candidato presidencial Donald Trump. “Quiero que sepan que quien se mete con los mexicanos se mete conmigo. Me siento muy mexicano hoy, me siento en casa”, recalcó el neoyorquino. Le siguieron “Y ahora quién”, “Y cómo es él” y “Hasta que te conocí”, con lo cual parecía que el recital terminaba; pero para deleite de miles que cantaban, bailaban y se alegraban al unísono, Marc Anthony finalizó con su esperado hit “Vivir Mi Vida”, culminando su visita con un beso al suelo del templete en un Zócalo enloquecido de candela que se le entregó a más no poder. (https://www.youtube.com/watch?v=8AzMW2Iw2hE)

Comentarios