Tere Estrada y 'Hechizo de sirena”, en la Fonoteca

miércoles, 13 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La sirena del rock mexicano Teresa Estrada presentará un concierto con el video Hechizo de sirena, que grabó durante su gira colombiana del año pasado, este viernes 15 en la sala Murray Schafer de la Fonoteca Nacional de la capital, a las 19:00 horas. En 2015, la cantautora y escritora Tere Estrada viajó con su banda a foros en Medellín, Cali y Bogotá. Los acompañó el videasta colombiano Johan Pascagaza, quien durante diez días pudo plasmar en este documental momentos significativos de su interesante agrupación musical en el Festival de Blues de Medellín y en el Cali Folk & Blues Festival. Además de apreciar el documental Hechizo de sirena: Tere Estrada en Colombia y escuchar en vivo canciones de su más reciente disco Compositoras de Méxicoun viaje por la lírica y la música en 100 años de historia (Fonarte Latino CDFL 1533), el público podrá sostener una sesión de preguntas y respuestas con los músicos y el director del documental. Socióloga egresada de la UNAM, Tere Estrada había concebido Compositoras de México tan pronto publicó en 2001 su investigación Sirenas al ataque: Historia de las mujeres rockeras mexicanas 1956-2000 en Editorial Océano (Proceso 1266). Pero el proyecto no tomaría forma sino hasta 2007, cuando salió una segunda edición enriquecida en Editorial Océano. Recuerda que en ocasión de una entrevista sobre su quinto disco Lotería de pasiones en 2004 (Proceso 1425), dijo a este reportero que se le antojaría “seguir en la ruta de mujeres y explorar cosas de compositoras, de cantautoras en el jazz, pero hasta allí lo dejé como asunto pendiente”. Al despegue del proyecto, Tere se planteó: ¿Qué pasa con las mujeres compositoras fuera de la escena del rock? ¿Viven lo mismo? ¿Cuántas hay, quiénes son y dónde están? “Hice una lista y las fui acomodando en cajoncitos. Si el hilo conductor de Sirenas al ataque habían sido los espacios donde se generaba el rock en México, ahora debía ser la generación en que nacieron. La tesis de que todas partieron de un contexto económico social que las marcaría me invitaba a hablar de ciertos temas para el Bicentenario 2010, no sólo de su obra... “Y yo, desde mi trinchera muy particular, sin meterme en honduras que no me corresponden (porque sobre Josefa Ortiz de Domínguez o Leona Vicario sabía poco), me interesaba hablar sobre las mujeres talentosas de México pero más allá de la historia oficial, o sea, las de carne y hueso. Me pregunté: ¿Qué ha pasado en cien años con las compositoras? ¿Qué han hecho, qué estilos musicales han abarcado? “Recopilé mucha información de la Fonoteca Nacional, del Museo de Culturas Populares, en la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM) y de los discos viejos de mi papás, así conjunté setenta compositoras. Este disco lleva las fotos del árbol genealógico de Víctor Cruz, el de Darío Federico que me acompaña en la banda, y el mío, donde reconozco compositoras que me influyeron desde la herencia de mi abuela y de mi madre. Ha sido una hermosa experiencia compartida.” La mezcla del álbum sugiere al oyente “un concierto por el túnel del tiempo, a partir de cómo se grababan los discos en los inicios del fonógrafo”, llevándolo a los años sesentas “con el sonido cuadrafónico”. Ordenadas para el CD conforme las décadas de su nacimiento, escogió temas de compositoras anteriores a 1960: de Concha Michel, “Ley proletaria”, y de María Greever, “Ya no me quieres”. Siguen los años veinte: “Verdad amarga”, de Consuelo Velásquez, y “No me hables de ese amor”, de María Alma; de los treintas, “Mil besos”, de Emma Elena Valdelamar, “Gorilita gorilón”, de Judith Reyes, y “Número equivocado”, de Marcela Galván. “Continúa Margarita Bauche que es de los cuarentas y mi inolvidable amiga Laura Avitia, de los cincuenta; yo nací en 1967 y participo con ‘Mujeres del centenario’; luego ‘Nublada’, una pieza mística de la chiapaneca Lore Aquino, cuyo videoclip musical grabamos en casa de la gran poeta e intérprete tijuanense Rosina Conde. Los ochenta van con ‘Quiero resucitarme’, de Gina Osorno, yucateca, y de los noventa es ‘Allá donde’ de Ely Carvajal. “Me faltaba una compositora del 2000 para cerrar digitalmente el ciclo de un siglo, así que finalmente musicalicé ‘Atrapado en los videos’, un texto que escribió mi sobrina Larsa Barón, entonces de 10 años de edad, a su hermano, quien se la pasaba en los videojuegos.” Tere se tituló con la tesis “Lenguaje e identidad en el rock mexicano 1985-1990”, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; hacia 2010 representó a México e Iberoamérica en eventos internacionales de blues y jazz en Nepal y la India. “Considero un inicio de carrera la primera tocada del 30 de julio de 1988 en el Foro Tlalpan que me pagó el cineasta Sergio García Michel, cineasta fallecido el 19 de septiembre de 2010 que me produjo Oye chava en 1992”, afirma la artista que en 2011 fue becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Su pianista Javier Méndez ha señalado: “Tere Estrada es una gran mujer, con un talento natural y una gran humildad para compartir su arte. En la banda de Tere se disfruta hacer música en cualquier momento. Todos son necesarios para crear un sonido artesanal único.” Y el baterista Luis Alberto Díaz: “Tere es una líder única, tiene ideas claras y completas, ella le permite al músico agregar su toque; sus ideas son ramas que logran sostener a los músicos, su composición es holgada y creativa, evita reglas y clichés. Pocas personas logran la amalgama perfecta entre la creación de la idea y la realización de la misma, no sólo desde el punto de vista musical, sino también pensando en el music bussiness porque las canciones no se tocan solas, así como los conciertos tampoco se organizan solos. Quedan pocos músicos cantautores de este tipo, los que meten las manos a su propio negocio, como lo hace la Tere.” Finalmente, Octavio Patiño, saxofonista quien ha trabajado tres lustros con ella, escribió el siguiente pensamiento poético para Tere: 29 años de conocernos/ iniciando nuestro musicar/ andares de guitarra bongo y voz/ la folk media, en nuestra casa CU y su huelga del CEU/ los caminos y los ya amigos toman sus rumbos. Ella, creatividad, voz, lira y rock… En cada proyecto somos las partes reactivas del Todo./ En el Aquí- Ahora más amalgamados que nunca/ vamos adelante hombro con hombro./ En el respeto de su creación/ nuestro despliegue es fiel y honrado./ Somos la algarabía alrededor de su voz y verbo./ Somos uno y como tales concertamos. La sirena del rock ha dirigido talleres de voz en el Centro de Arte y Cultura Circo Volador, ofreciendo constantemente conferencias en foros estudiantiles acerca del arte de las rocanroleras y proyectando su documental El amor ruge como un león. En noviembre de 2013, Teresa Estrada fue aclamada en el Festival Blues Alive de la República Checa. Viajera infatigable, a lo largo de más de un cuarto de siglo, ella ha recorrido escenarios de Estados Unidos, Alemania, Noruega, España, Italia, Dinamarca, Bélgica y nuestro país. Hoy comenta: “Ganarme el respeto como líder femenino de una banda de rock me ha costado sangre, sudor y lágrimas… En nuestros tiempos, aunque nos parezca increíble, la labor de las mujeres en la música es menospreciada. Este año el rock nacional cumple 60 años y todavía tenemos este tipo de prejuicios. He tenido que ser líder de un proyecto y eso me ha costado trabajo porque la gente no siempre reconoce a una líder femenina. “Ese respeto me lo gané porque sé a dónde voy y qué quiero hacer, y por mantener una clara comunicación con la gente con la que me vinculo… He descubierto que compartir lo aprendido es muy importante. ¿De qué sirve todo lo que vas descubriendo como creadora, como música, como gestora si no lo compartes?” La presentación se llevarán a cabo el viernes 15 de julio, a las 19:00 horas, en la sala Murray Schafer de la Fonoteca Nacional, calle de Francisco Sosa 383 esquina con Salvador Novo, colonia Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, a dos cuadras de la estación del Metro Viveros y Av. Universidad. Participan: Tere Estrada, composición, guitarra y voz; Joel Mújica, bajo; Luis Alberto Díaz, batería; Javier Alejandro Celis, violín; Javier Méndez, teclado, y Octavio Patiño, sax. Entrada libre. Más información, en la página de la Fonoteca.

Comentarios