Acervo de Vicente Leñero en la Biblioteca de las Artes

martes, 5 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En memoria de Vicente Leñero, la Biblioteca de las Artes del Cenart (Centro Nacional de las Artes) colocó un conjunto de títulos de ese prolífico escritor mexicano dedicándole un armario completo de exhibición al público durante el mes de junio. Fueron 22 los interesados en los volúmenes La gota de agua, novela documental publicada por la editorial Plaza y Janés en 1984; Redil de ovejas, novela literaria con el sello de la SEP en 1992. Asimismo, Miroslava, guión de cine copublicado por Conaculta y Plaza y Valdés en 1995; Qué pronto se hace tarde, dramaturgia publicada por la UNAM en 1997; y Lecturas desde afuera: ensayos sobre la obra de Vicente Leñero, compilación de textos analíticos sobre la producción del periodista, dramaturgo, novelista y guionista realizada por Kirsten Nigro con los sellos de Ediciones El Milagro y la UNAM en 1997. De acuerdo con el registro de usuarios del Departamento de Circulación y Préstamo de la Biblioteca, coordinado por Miguel Ángel García Valencia, a lo largo del mes pasado fueron esos cinco títulos los más consultados. Sin embargo, en el estante estaban expuestas también sus dramaturgias de los años setenta, década fundacional en esta ciudad de su ejercicio como escritor, tales como Pueblo rechazado y El juicio publicadas por Joaquín Mortiz en 1969 y 1972. Además de sus libretos de los años subsecuentes como Las noches blancas, UNAM, 1980; Tres de teatro (compilación de los textos dramatúrgicos Nadie sabe nada, Jesucristo Gómez y Martirio de Morelos), Editorial Cal y Arena, 1989; El infierno, UNAM, 1991; La noche de Hernán Cortés, Ediciones El Milagro, 1994; Leñero: Pelearán diez rounds, Los hijos de Sánchez y Nadie sabe nada, Colección Escenología, 1994. La Biblioteca cuenta dentro de su acervo total con más títulos de Leñero o sobre él, pero en ocasión de la efeméride (el 9 de junio se cumplió la fecha de su nacimiento) “se eligieron las obras que por su formato y condiciones de conservación pueden tenerse en un exhibidor, a fin de no poner en peligro la integridad de los materiales”, comentó García Valencia. Sorprende el numeroso conjunto de novelas documentales que lo caracterizan como un autor atravesado por las disciplinas del periodismo y la literatura: Los periodistas, dedicada a Julio Scherer, fundador de Proceso (Joaquín Mortiz, 1978); Asesinato: El doble crimen de los Flores Muñoz (Plaza y Janés, 1986); El garabato (SEP, 1985); La vida que se va (Alfaguara, 1999); Estudio Q (editoriales Laurel y Joaquín Mortiz, 1993). El volumen más exótico dentro de la curaduría bibliográfica realizada fue Homenaje fílmico a Vicente Leñero, publicado por la Cineteca Nacional en 2001, dado que Leñero cuenta con pocas creaciones dentro del género cinematográfico pero muy relevantes como el guión de la película El callejón de los milagros (basada en la novela homónima de Naguib Mahfouz, Premio Nobel de Literatura 1988), que copublicaron Ediciones El Milagro e Imcine en 1997. Ahí la cineasta y funcionaria Magdalena Acosta Urquidi sintetiza: “Cuando nos enfrentamos a la obra de un escritor decidido a hacer suyos casi todos los registros de la palabra, tendemos a privilegiar alguno de los géneros que aborda, en detrimento de la multiplicidad de voces que confluyen en él. Así, al pensar en Vicente Leñero, viene a la mente la imagen del periodista, el dramaturgo o el novelista; los tres ocupan ya un lugar en la historia de la cultura mexicana. Sin embargo, y en un acto de justicia, este volumen va al encuentro de un guionista sumamente original, propositivo y provocativo: del artista que reinventa el lenguaje a medida que lo recrea, en pleno dominio de los recursos narrativos cinematográficos.” La selección expuesta también incluyó Ensayos sobre su obra dramática, análisis de Domingo Adame, Hilda Saray Gómez y Octavio Rivera (publicado por la Universidad de las Américas Puebla, 1994), y los libros autorreflexivos Vivir del teatro (Joaquín Mortiz, 1982) y Talacha periodística (Diana, 1983), así como el texto autocrítico De cuerpo entero (UNAM, 1992). La Biblioteca del Cenart dedica mes a mes ese espacio a un tema oautor desde enero del año corriente con el objetivo de difundir su acervo.

Comentarios