No a la esclavitud: llega 'La leyenda de Tarzán”

jueves, 7 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El largometraje La leyenda de Tarzán, dirigida por David Yates (quien realizó las últimas cuatro cintas de Harry Potter), llega a México y viene con mensaje: no al esclavismo ni a la explotación de diamantes en el Congo. Quizá por eso no fue tan apreciada por la crítica estadunidense. Warner Bros. Pictures y Village Roadshow le apostaron a una película más estructurada. El guión lo crearon Adam Cozad y Craig Brewer, basado en las historias de Edgar Rice Burroughs, sin dejar de lado los estupendos efectos especiales y la atractiva fotografía realizada por Henry Braham. Aunque ya era de esperarse el musculoso cuerpo de Tarzán (Alexander Skarsgard) y la belleza de Jane (Margot Robbie). La historia, que se estrenará este 8 de julio en todo el país, es  situada en la ambiciosa colonización del rey de Bélgica Leopoldo II en el Congo. Ahora han pasado varios años desde que el hombre alguna vez conocido como Tarzán dejó la selva africana para vivir en Londres de finales de 1800, y su nombre ya es John Clayton III, junto con su esposa Jane. Pero recibe una invitación al Congo como emisario del Parlamento, sin saber que es una trampa del capitán belga Leon Rom (Oscar Christoph Waltz), que trata de entregarlo con un jefe nativo que desea saldar una cuenta pendiente. Además el filme recurre mucho a los recuerdos de Tarzán cuando estaba en la selva con su madre, una gorila muy tierna y protectora; y su hermano, un simio que también lo cuida y que con los años se convierte en el jefe de todo el grupo, por lo que Tarzán debe pelear con él a su llegada a África. Aunque además de Tarzán existe otro héroe, amigo del hombre-mono, estelarizado por el estadunidense Samuel L. Jackson, quien sí le roba cámara al sueco Skarsgard, por muy guapo que éste sea. Yates supo darle bien los toques de aventura y acción a la cinta. Por supuesto no faltó el romance y los paisajes naturales los cuales realzan mucho el largometraje, quizá porque el director de arte es nada más y nada menos que Oscar Stuart Craig. Pero los malos, por supuesto, quieren los diamantes de esa zona  y esclavizar a los africanos a como dé lugar, sólo que ahora se plantea de manera más directa. La leyenda de Tarzán es entretenida y ya.

Comentarios