Con cortos de los Lumière celebran 120 años de la llegada del cine a México

martes, 2 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) celebrará los 120 años de la llegada del cine a México este sábado 6 con la proyección de vistas de París y México de los hermanos Auguste y Louis Lumière, en la Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario, ubicado en Insurgentes Sur 3000, a las 18:30 horas. El cinematógrafo llegó a México de Francia en agosto de 1896, en tiempos de don Porfirio Díaz. Según el libro Breve historia del cine mexicano, de Emilio García Riera, la República Mexicana fue uno de los primeros países que conoció el nuevo invento, cuando apenas ocho meses antes, el 28 de diciembre de 1895, el cinematógrafo Lumière había iniciado sus exhibiciones en París en el Grand Café (Boulevard des Capucines). Cabe destacar que con este descubrimiento de los dos franceses, inició el cine en su forma teatral de exhibición, es decir, con un público acomodado en butacas contemplando una pantalla que hacía las veces de escenario, donde no había actores en vivo, sino en imágenes animadas que proyectaba un aparato colocado detrás de los espectadores. El investigador mexicano García Riera, ya fallecido y que fue crítico de cine de Proceso, señaló en este volumen que el 14 de agosto de 1896 el cinematógrafo Lumière tuvo su primera proyección en el país en la droguería Plateros, en el número 9 de la calle Plateros, hoy Madero, del Centro de la Ciudad de México. Los enviados de los Lumière a la República Mexicana fueron Claudio Fernando Bon Bernard y Gabriel Veyre, y fue la única nación donde estos operadores realizaron una serie de películas, la primera fue El presidente Porfirio Díaz montando a caballo por el bosque de Chapultepec. Ese mandatario, halagado, autorizó a Bernard y Veyre la realización en 1896 de unas 26 cintas en las cuales mostraron al presidente en diversas circunstancias, como en carruaje durante un recorrido por el Zócalo del 16 de septiembre hasta un grupo de indígenas al pie del Árbol de la Noche Triste y la reconstrucción de un duelo con pistolas entre dos diputados en Chapultepec. “Esta última película provocó protestas en la prensa y vino a representar un antecedente del cine de ficción”, se lee en el libro. El director del Instituto Lumière, Thierry Frémaux, habla a esta agencia sobre la escena del duelo en México, incluida en la película ¡Luz!, que reúne alrededor de 90 filmaciones de los Lumière y que se está proyectando en varias partes del mundo: “Podemos decir que los Lumière estaban siempre tratando de encontrar nuevas ideas para historias o temas, y unos de los tópicos más importantes son el amor y la muerte. Su equipo que viajó a muchos países tenía el gusto por la aventura y por eso visitaron México, porque sabían que estaban en el momento y lugar justo.” A decir suyo, esos enviados de los Lumière vieron un duelo en México, pero no llevaban el aparato para filmarlo, por lo que tuvieron que recrearlo con actores. Finaliza: “Los Lumière entendieron muy pronto que había que entrar al mundo de la creación y mostrarle todo al público en un mismo lugar. El estadunidense Tomás Alba Edison grabó escenas que el espectador sólo podía ver a través de un kinetoscopio, una máquina individual; pero Louis quería hacerlo para un público numeroso en una sala y deseaba ofrecer al cine también como un espectáculo. Aunque ahora ya se puede ver cine por internet, todavía nos hace felices ir a las salas cinematográficas”.

Comentarios