Restauran camarín de la Virgen de Loreto en el Museo Nacional del Virreinato

miércoles, 3 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con un recurso que asciende a casi seis millones de pesos dio inicio la restauración del camarín de la Virgen de Loreto del Museo Nacional del Virreinato, ubicada en Tepotzotlán, Estado de México, y Patrimonio Mundial de la Unesco desde 2010. Los trabajos serán realizados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), encabezados por la restauradora Xochipilli Rossell Pedraza, y consistirán en la impermeabilización del recinto, la restitución de las palmetas que ornan el cupulino en su exterior, y la restauración de estucados, esculturas y puertas en el interior. El proyecto tiene un presupuesto asignado de cinco millones 823 mil pesos, 50% de recursos federales y el resto estatales procedentes de Turismo del Estado de México, el ayuntamiento de Tepotzotlán y el Programa Pueblos Mágicos, según anunció el INAH. Según Rossel Pedraza, con los trabajos en el camarín donde se ubica la imagen de la Virgen de Loreto, joya virreinal del Templo de San Francisco Javier, se combatirá la humedad que invade el espacio y que ha afectado las cubiertas de la estructura que, al carecer de un sistema de impermeabilización, generó sales que se cristalizan en los estucos, en la capa pictórica y en las corladuras. “Al interior tenemos bienes inmuebles por destino: estucos, retablos, pinturas y esculturas. Los más dañados son los estucos, que están hechos de cal y están policromados, tienen aplicaciones de hoja de oro y plata, y corladura, cuentan con repintes que se les hizo en la década de los años sesenta que, aunado a la humedad, hacen que la capa pictórica se desprenda; la parte original también presenta deterioros como fisuras y craqueladuras, entre otros”. El camarín cuenta con cinco pinturas de caballete firmadas por el pintor novohispano Miguel Cabrera (1695-1768), cuatro retablos y la misma cantidad de entablados. Los óleos al estar separados dos centímetros del muro no han sido afectados por la humedad, según informó el Instituto. La restauradora también explicó que entre los retablos y entablados hay unas pilastras con unos estucos, conocidos comúnmente como “negritos”; se trata de imágenes de cargadores que están pintados en ese color, sin embargo, los estudios demuestran que los estucos son de lámina de plata, que se ha sulfurado, y en los años setenta fueron repintados de negro. Tanto el cupulino como la linternilla fueron intervenidos en 2015 para estabilizarlos, pero como parte del trabajo actual se impermeabilizará la parte exterior para que brinde una reintegración cromática de los mismos. La imagen de la Virgen de Loreto, que data del siglo XVII, fue intervenida con una limpieza, eliminación de repintes, resane y reintegración cromática; “como están en nichos, las esculturas se conservan en mejor estado”, finalizó la restauradora. En 2010 el pueblo de Tepotzotlán y el Museo Nacional del Virreinato fueron reconocidos como Patrimonio Mundial por la UNESCO, como parte del Camino Real de Tierra Adentro.

Comentarios