Festeja el Auditorio Nacional 25 años de su renacimiento

domingo, 11 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El Auditorio Nacional celebrará 25 años de su remodelación y prepara una serie de actividades culturales, artísticas y musicales, con la meta a futuro inmediato de mantenerse en su nivel de programación, producción e instalaciones para el disfrute del público. Así lo indicó Eduardo Amerena, coordinador ejecutivo del magno foro del Paseo de la Reforma, y quien se dice orgulloso de que este espacio se haya mantenido desde hace un cuarto de siglo con “alto nivel”, lo cual lo coloca como “de los mejores del mundo y de Latinoamérica”. Sobre los retos que enfrenta el Auditorio, el representante reconoce que la misión es conservar esta elevada calidad en espectáculos mundiales: “El reto es tener una programación variada; pero también que las condiciones de equipamiento y tecnología estén al día, que vayan a la vanguardia, que esto se mantenga siempre como clase internacional, como clase de excelencia”. Durante la conferencia de prensa para dar a conocer los festejos por un cuarto de siglo de remodelado el nuevo Auditorio Nacional, se ofreció a los medios un recorrido por las entrañas del mismo, entre lugares que el público prácticamente desconoce como son los camerinos; o pisar el escenario y los pasillos internos por donde han pasado celebridades de la calidad de Gustavo Cerati o Lou Reed, hasta un Luis Miguel y el gran Juan Gabriel. En las áreas interiores que llevan del Auditorio al Lunario, existen libros con autógrafos, un pedestal de cajas de juguetes de artesanos mexicanos y un altar a la Virgen de Guadalupe, patrona de México, con emblemas que forman parte de las memorias del recinto donde además existe uno de los mayores órganos en el mundo. Los festejos arrancan el próximo 15 de septiembre con la presencia del bravío tenor consentido del pueblo mexicano, Fernando de la Mora, quien celebrará las fiestas patrias de nuestra Independencia nacional con canciones vernáculas. En el programa de aniversario se incluye una agenda sobresaliente. Para el 18 de septiembre habrá un concierto especial con el Órgano Monumental del Auditorio, tocado por su organista titular, el maestro Víctor Urbán, quien dentro de su programa interpretará a Juan Sebastián Bach con su Fantasía en Sol mayor. El 25 de septiembre, a las 13:30 horas, será el estreno de Pasión en movimiento, de la compañía de Tania Pérez Salas, en el vestíbulo del Auditorio, y a las 19:00 horas, se presenta la Orquesta Sinfónica de Minería, bajo la dirección de Carlos Miguel Prieto. Dentro de las exposiciones, el público conocerá en un recorrido visual a través de fotografías y videos los momentos más intensos en la historia del Auditorio, que van hasta el origen del diseño arquitectónico del inmueble. Los orígenes del Auditorio Nacional se remontan hacia 1948, cuando el equipo ecuestre nacional realizó un brillante papel que en los Juegos Olímpicos celebrados en Londres y su capitán, Humberto Mariles con su caballo tuerto Arete, se convirtió en una celebridad mundial al ganar el Premio de las Naciones. Es cuando a manera de homenaje y para estimular la práctica de ese deporte, el entonces presidente Miguel Alemán donó un terreno que formaba parte del Campo Marte de la Defensa Nacional para que se construyera un espacio techado donde se efectuasen exhibiciones ecuestres y militares, entre otras actividades. Bautizado primero como Auditorio Municipal, durante casi cuatro décadas acogió conciertos, funciones teatrales y de danza, óperas, conjuntos corales, funciones de cine, competencias deportivas, convenciones, exposiciones industriales y artísticas, así como actos políticos. En 1952 fue considerado como “obra de titanes”; pero al paso de los años comenzó a padecer descuidos y un alto grado de deterioro. Tras 18 meses de trabajos de remodelación, el 6 de septiembre de 1991 emergió el nuevo Auditorio Nacional, capaz de recibir a la más sofisticada producción internacional y dobló su capacidad a 10 mil personas en el foro público. Con esta segunda etapa del nuevo Auditorio de avenida Reforma, en Chapultepec, y con servicio del Sistema de Transporte Colectivo Metro cercano, comenzó el siglo XXI como un lugar insignia para los espectáculos en México en el cual muchas celebridades nacionales e internacionales anhelan actuar, para poner en alto su nombre y consolidar su nivel artístico. (Con información de César Muñoz Valdez)