'Star Trek: Sin límites”: un guiño a sus orígenes

martes, 13 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La nueva entrega de la saga Star Trek redirecciona su rumbo y recupera un poco de la esencia de la serie original. Un excelente guiño para los fans de la serie, no tanto para aquellos que conocieron la franquicia gracias a los remakes de J.J. Abrams. La trama de Star Trek: Sin límites (Star Trek: Beyond, EU, 2016) es la siguiente: han pasado tres años de los cinco que dura la misión del Enterprise. Toda la tripulación parece estar bien: el capitán Kirk (Chris Pine) ha pedido un ascenso para convertirse en el comandante en jefe de la base espacial Yorktown, y ha sugerido que Spock (Zachary Quinto) se convierta en el capitán del Enterprise. Por su parte, Spock ha terminado su relación con Uhura (Zoe Saldana), al tiempo que también ha recibido la noticia de que su yo del futuro, el embajador Spock (Lenard Nimoy), ha muerto. Pero la aventura comienza cuando el Enterprise es enviado a una misión de rescate. Y en una artimaña típica de la serie original de Star Trek, resulta que es una trampa. Ya luego conoceremos los verdaderos motivos, mientras Kirk se pelea contra el recuerdo de su padre; pero por mientras, Kirk, Spock, McCoy (Karl Urban), Sulu (John Cho), Chekov (el fallecido Anton Yelchin), Scotty (Simon Pegg, quien escribió el guión), Uhura y el resto de la tripulación deberán unir esfuerzos para salir con vida de esta situación. La cinta resulta sumamente emocionante, pero no está a la altura de las anteriores en cuanto a la historia se refiere. Sí, los efectos son espectaculares, como siempre, pero no aportan algo al desarrollo de la trama. Que la película tenga una fuerte esencia de la serie original sí logra incidir en la forma en que nos cuentan la historia. Dato curioso: la textura de los uniformes pareciera ser la misma tela de los que usaba William Shatner; desde ahí, sabemos que existe una especie de regreso al pasado. ¿Lo anterior es bueno o malo? Quizá malo para quienes no son amantes de la serie, pero muy bueno para los fans de hueso colorado. La cuestión es que parte de hacer un remake, con una nueva serie de películas, era con la intención de conseguir nuevos adeptos, con una historia que alcanzara a atrapar a un público más amplio. Sin embargo, la salida para el año que viene de una nueva serie de TV llamada Discovery, que irá en el tono tradicional y que no se tienen planes para hacer nada basado en las nuevas películas, nos hace pensar que lo iniciado por J. J. Abrams sólo sirvió para revivir la franquicia, pero nada más. Al final, Star Trek seguirá mirando a esa fórmula que la ha hecho sobrevivir con el paso de tiempo.

Comentarios