Publican tres novelas gráficas en tarahumara

sábado, 14 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Han sido publicadas tres novelas gráficas en tarahumara para jóvenes, editadas por el Programa Institucional de Atención a las Lenguas y Literaturas Indígenas de la Secretaría de Cultura de Chihuahua (PIALLI), con la finalidad de proponer un nuevo método para difundir y promover dicha lengua. Son de la colección Nai’í y se titulan Towi ra’íchali tibúame (“El niño que salvó las palabras”), Riwinána (“Cuesta arriba”) yBokíachi al’li sewa (“La cascada y la flor”). “Intentamos la promoción de la lectoescritura a través de materiales híbridos apoyados en imágenes gráficas, en lugar de acudir a la típica promoción de la lectura mediante el formato del libro”, explicó el coordinador del PIALLI, Enrique Servín. El funcionario detalló que “se decidió intentar la difusión de la lectoescritura a través de materiales donde la imagen gráfica juega un papel muy importante que tiene una naturaleza semántica, es decir, la misma imagen colabora a que el usuario entienda lo que ocurre”. Towi ra’íchali tibúame (“El niño que salvó las palabras”) es sobre un niño tarahumara que adquiere conciencia sobre la importancia de la preservación del idioma indígena y su tradición oral, y se convierte en un defensor de leyendas, tradiciones y mitos. Riwinána (“Cuesta arriba”) se centra en Prudencio Ramos, conocido por defender el bosque y conservar la tradición oral tarahumara. Y Bokíachi al’li sewa (“La cascada y la flor”) narra la vida de una pareja desde el momento en que se conocen de niños hasta su reencuentro final, varios años después. Servín informó que las publicaciones van dirigidas al público juvenil, “con la intención de que pasen del dominio de la lectoescritura en castellano, al dominio de la lectoescritura en lengua indígena”. Enseguida destaco: “Los chicos en las escuelas tarahumaras a veces manejan muy bien la lectoescritura, pero en castellano, y cuando uno les presenta textos en tarahumara se ponen a deletrear porque no han tenido la oportunidad de generar una memoria gráfica con la cual el cerebro reconoce grupos visuales.” La distribución se hará de manera gratuita sobre demanda, a través de las instancias estatales vinculadas con las comunidades tarahumaras y el sistema escolar. Advirtió que actualmente la lengua tarahumara se encuentra amenazada en diversas regiones del estado: “Es un idioma que se ha debilitado en las últimas décadas por las políticas educativas que han sufrido las comunidades indígenas. “Tenemos la obligación ética de proporcionar una alternativa de educación monolingüe en lenguas comunitarias donde esto sea posible, deseable, y en las cuales se enseñe el castellano como una lengua auxiliar, pero que la lengua de trabajo escolar sea la lengua indígena. La educación indígena tiene que estar al servicio de las comunidades.”

Comentarios