Melania Trump cuenta 'su secreto” a Vanity Fair México

jueves, 26 de enero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al lado del torbellino mediático que su esposo, Donald Trump, protagoniza desde la campaña presidencial en Estados Unidos, la eslovena Melanija Knavs, mejor conocida como Melania, decidió mantenerse al margen de la Presidencia y cumplir su papel de esposa. "Decidí no entrar en política ni en temas legislativos. Es mi esposo quien se ocupa de esas cosas. Nadie se entera y nadie se enterará jamás (de los consejos que le da a su esposo). Porque todo eso queda entre mi marido y yo", declaró en entrevista a la revista Vanity Fair México en un texto titulado “El secreto de Melania”. Inevitablemente contrastada con la imagen de la anterior primera dama, Michelle Obama, la esposa del magnate declaró que junto a él desempeñará el membrete de manera tradicional, “como Jackie Kennedy”. "Nadie me controla. Viajo con mi marido cuando sé que puedo ir y sé que no pasa nada si mi hijo se queda unos días con la servidumbre", dijo y describió el apoyo que su esposo le da: “Si le digo `me voy a dar un baño o me van a dar un masaje´, él no se opone". De acuerdo con el adelanto de Vanity Fair, Melania nació en 1970 en el pueblo Sevnica, ubicado a una a hora de la capital de Eslovenia, en Europa Central. Perteneció a una familia que siempre dio una imagen cosmopolita, ya que en vez de padecer las privaciones del sistema comunista de entonces, sus integrantes vacacionaban en Francia, Italia o Alemania. Al hurgar en su pasado, la revista se concentró en Viktor Knavs, padre de la hoy primera dama, quien era miembro del Partido Comunista esloveno. Trabajó como chofer del alcalde de Hrastnik y tras abandonar ese puesto, se convirtió en representante de una empresa automovilística estatal. Según el texto, documentos policiales indican que Viktor despertó sospechas de comercio ilegal y evasión de impuestos en 1976, cuando Melania apenas tenía seis años. "Jamás lo investigaron ni tuvo ningún problema. Nuestro pasado está limpio, no tengo nada que ocultar", respondió ella al respecto, en tono cortante. Como si la historia se repitiera con la de su esposo, las relaciones del padre de Melania con las mujeres también lo involucraron en pleitos. Por ejemplo, antes de casarse con la madre de Melania conoció a una joven en su pueblo llamada Marija Cigelnjak, quien quedó embarazada en 1964. Según el testimonio de la mujer, Viktor le exigió que abortara. Su hijo Denis Cigelnjak, ahora tiene 50 años de edad, pero su padre nunca lo reconoció. La revista buscó al hermanastro de Melania, quien, dijo, nunca había hablado con los medios de comunicación. En exclusiva, le contó su historia y dio permiso para buscar los documentos judiciales pertinentes en los archivos eslovenos. Cuando Vanity Fair preguntó a Melania sobre este tema, ella lo negó, pero ante la copia de los documentos del tribunal esloveno, respondió que no había entendido la pregunta: "Lo he sabido desde hace años. Mi padre es un ciudadano privado. Le ruego respetar su privacidad", contestó. El flechazo De acuerdo con la entrevista, Donald y Melania se conocieron durante la New York Fashion Week. La primera dama contó que el magnate le pidió su número telefónico, pero ella se negó y le pidió el suyo. "Quería ver cuáles eran sus intenciones. Dice mucho de un hombre qué número te da. Me los pasó todos", dijo. Una semana tardó ella en llamarle y enseguida, agregó, "hubo mucha química entre nosotros, pero su fama no me impresionó. Es posible que él lo notara". La publicación de Vanity Fair recordó una entrevista que el showman Howard Stern le hizo a Donald Trump en 2005, en la que éste definió a Melania como “espléndida”. "Tiene proporciones perfectas --mide 1.80 m y pesa 56 kilos-- y unas tetas estupendas, lo cual no es un asunto insignificante". Stern preguntó si continuaría su relación con ella si ésta tuviera un accidente y quedara con una mancha roja cerca del ojo, no pudiera utilizar el brazo derecho y se le deformara el pie izquierdo. Entonces, el hoy presidente respondió: "Y los pechos, ¿qué aspecto tendrían?", Stern contestó que a los pechos no les pasaría nada, a lo que Trump afirmó que en ese caso, claro que seguiría con ella: "porque ese detalle es importante". La revista preguntó a Melania si se había hecho cirugía para aumentar el tamaño de sus senos. Ella respondió: "No he utilizado nada. Llevo una vida sana, me cuido la piel y el cuerpo. Estoy en contra del bótox, estoy en contra de las inyecciones, creo que son perjudiciales para la cara y para los nervios. Todo es mío. Envejeceré con dignidad, como le pasa a mi madre", afirmó. La entrevista completa saldrá en la próxima edición impresa de Vanity Fair México de febrero.