Panorama de iniciativas

viernes, 13 de octubre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Frente a la contingencia que el sismo del pasado 19 de septiembre ha generado en la ciudad, gente de la danza y el cuerpo se preguntaban: ¿Dónde intervenimos?, ¿cuándo intervenimos?, ¿haciendo qué? Cuestiones que motivaron varias de sus iniciativas de servicio. Por ejemplo, estudiantes de la carrera Técnico Superior Universitario en Investigación y Creación Dancística del Centro de Investigación Coreográfica (Cico) formaron una brigada de masajistas, que ubicaron en la zona crítica de la colonia Del Valle. Su brigada –conformada por Alberto Carrillo, Flor Contreras, Dalinka Flores, Guadalupe González, Laurinda Luz, Fermín Martínez, María del Pilar Martínez, Arturo Morales, Marianela Ponce, Melissa Salas y Sofía Zamudio– se estableció en la avenida División del Norte y Concepción Béistegui, donde se usó el patio de unas oficinas para dar los masajes. El grupo utilizaba pelotas e, incluso, recibió donaciones de aceite para los mismos. Había determinado que no era el momento de intervenir con actividades dancísticas, por lo que se sumó al trabajo atendiendo rescatistas, los cuales tomaban tiempo para descansar y reconfortarse a través del masaje. La Pista, espacio independiente enfocado al cuerpo, clases de danza y coreografía encabezado por la bailarina Bárbara Wagner, con sede en la calle Yucatán 141, colonia Roma, punto también grave de la ciudad por el derrumbe del edificio 286 de Álvaro Obregón y aledaños, optó por abrir el centro para el refugio emocional y el movimiento a través de sesiones gratuitas de danza y yoga, donde lo importante era no estar solo. Asimismo, otro lugar independiente, Río Abierto, dirigido por Alicia Zappi, ubicado en Luz Saviñón 1854, colonia Narvarte, ha ofrecido el acceso libre a clases de movimiento de tipo psico-corporal para la rehabilitación de la salud física, emocional y mental del cuerpo, afectadas en la ciudadanía en varios grados por el sismo. Este evento provoca “replantearnos cuestiones de cuidado, acompañamiento y elaboración emocional, así como revalorar los espacios para el movimiento donde es posible redimensionar y transformarnos para abordar la realidad con otras herramientas (básicamente corporales y afectivas)”, comentó Tania Solomonoff, instructora del centro. Cabe mencionar a Anais Bouts, maestra de yoga, quien condujo la práctica meditativa grupal de 108 saludos al sol como recaudación de donaciones para víctimas directas del sismo que han perdido bienes materiales y humanos, en el Centro Samastah, de Óscar Xingu, localizado en la calle Ignacio Allende 162, colonia Del Carmen Coyoacán. Por parte de la institución oficial, la Secretaría de Cultura a través del Programa Alas y Raíces de la Coordinación Nacional de Desarrollo Cultural Infantil, ha organizado una brigada de talleristas para espacios que funcionan como albergues, en la que han participado activamente la Capoeira –música, danza, canto, lucha y ritual de origen afrobrasileño– a cargo de Rosalinda Pérez y Denisse Lavalley, en el Centro de Desarrollo Comunitario “Las Bombas” y Centro Cultural Recreativo “Culhuacanes”, respectivamente; así como el taller de movimiento y artes plásticas Isabel Aguerrebere –combinación de medios artísticos para el desarrollo de la coordinación, fuerza, agilidad y flexibilidad vía el juego y la convivencia– en el Deportivo Moctezuma. Este texto se publicó el 8 de octubre de 2017 en la edición 2136 de la revista Proceso.

Comentarios