Premio de dramaturgia joven

viernes, 13 de octubre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La gota y el mar fue la obra de teatro que obtuvo el Premio de dramaturgia joven Vicente Leñero 2017, convocado por la Secretaría de Cultura de la CDMX. En la segunda emisión de este premio bianual, Estefanía Ahumada, bajo el pseudónimo de Florencio Scott, fue la galardonada. La gota y el mar es la ópera prima de esta joven actriz xalapeña que también ha incursionado en la producción. Su obra tiene la frescura y la profundidad necesaria para considerarse una propuesta sólida y evocativa. Marisol es el personaje que funge como hilo conductor, y la historia se fragmenta en pequeños universos por donde la protagonista transita. Es un viaje para buscar a Marco, su vecino; ese que la observaba a través de la ventana de su departamento, ese chico raro raro, que ahora extraña. En su búsqueda conoce a su jefe, a su amigo budista, un taxista y un niño que le da respuestas sin dárselas. La autora crea para cada uno su propio lenguaje, su burbuja existencial, sus obsesiones circulares. Parece apenas un viaje para encontrar a un desconocido, y convertirse en un viaje íntimo que, como un espejo, le hace ver su cotidianidad, su rutina y la necesidad de cambiar la mirada y observar y vivir de otra manera. Romper, trastocar, recrear la realidad. Es un viaje de conocimiento; una instrospección personal. El lenguaje prosaico de personajes como el jefe, se combinan con la atmósfera poética que Marisol experimenta ante la presencia del niño en los últimos fragmentos; los monólogos se mezclan con el diálogo ágil y la descripción organizada en horas y minutos con los que narra la protagonista. Egresada de la licenciatura en teatro de la Universidad Veracruzana, Estefanía Ahumada, de 25 años de edad, ha trabajado como actriz en obras como Leche de gato de Lucila Castillo, Fractales de Alejandro Ricaño, Las chicas del Carrer Notariat 10 de Ana Lucía Ramírez y Tarde para arrepentirse de Alan Blasco. Ahora se encuentra trabajando en Xalapa en un montaje del director y dramaturgo Martín Zapata. El Premio de dramaturgia joven Vicente Leñero fue convocado desde un inicio por el secretario de cultura de la CDMX, Eduardo Vázquez, y en esta segunda edición el jurado estuvo conformado por Conchi León, Hugo Wirth y Antonio Zúñiga, quienes otorgaron también una mención honorífica a la obra A cinco voces, de Berta Soní. La gota y el mar es una obra de teatro que escribió Estefanía Ahumada este año en el taller de dramaturgia coordinado por esta columnista desde hace más de una década. Ahí, su trabajo fue evolucionando entre análisis y lecturas, para ahora tener la oportunidad de lo que el premio le brinda: una lectura dramatizada en la Feria Internacional del Libro del Zócalo de la Ciudad de México, su publicación, una retribución económica y, lo más importante, su puesta en escena el año próximo en el Foro A Poco No. Este texto se publicó el 8 de octubre de 2017 en la edición 2136 de la revista Proceso.

Comentarios