El teatro de Yves Klein, en el MUAC

sábado, 25 de noviembre de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El artista plástico contemporáneo Yves Klein -famoso por su obra hecha con una tonalidad particular de azul himnótico- expone en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) de la UNAM. La exposición del francés -nacido en 1928- contempla obra plástica, videos, fotografías y documentos. Es su primera retrospectiva exhibida en México. Perdido entre las amplias salas, escondido tras un pequeño pasillo, se encuentra un periódico de única edición -traducido al español-, escrito por el artista. El diario data del 27 de noviembre de 1960 y se distribuyó en varios kioscos de París. Pero su aparición formó parte de algo más grande. En esa misma fecha, como parte del III Festival D’Art d’avant-garde, se presentó Thèâtre du vide (Teatro del vacío). En la primera plana se alcanza a leer una especie de tratado, obra del realizador, donde explica, primero, su condición de pintor y las acciones que lo han consolidado como tal. Sigue hablando de su acercamiento a las otras artes y ahí opina del teatro: “Para mí, ‘teatro’ no es absoluto sinónimo de ‘representación’ o ‘espectáculo’”. Entonces hace un repaso de aquellos que han explorado nuevas formas de teatralidades, desde Evreinoff, Stanislavsky, Vakhtangov, Burian y Artaud. Y sigue: “¡Bravo! Qué felicidad que todo esto haya existido, pero, cuidado, quiero advertir al lector que mi teatro no tiene nada, absolutamente nada que ver con ninguna de estas tendencias o indagaciones, a excepción quizá de las de Antonin Artaud, que intuía la llegada de lo que hoy propongo aquí. Sin embargo, Artaud, como muchos otros de los ‘grandes’ del verdadero teatro, se perdía en esta falsa concepción artificial e intelectual del ‘verbo’ que tanto desconcierto ha causado durante tanto tiempo.” Propone Klein, entonces, un nuevo teatro: “Lo que yo deseo: ¡Basta de ritmo, sobre todo basta de ritmo! Y es que mi obra no es una ‘búsqueda’, es mi estela. ¡Es la materia misma de la velocidad estática vertiginosa, a la que me propulso sobre el terreno de lo inmaterial! (…) De este modo, rápidamente, llegamos al teatro sin actor, sin decorado, sin escena, sin espectador… nada más que el creador solo, al que nadie ve, exceptuando la presencia de nadie… y ¡el teatro-espectáculo comienza!” La exposición estará hasta el 18 de enero del próximo año en el MUAC (Insurgentes Sur 3000, Centro Cultural Universitario).

Comentarios