'Guardianes de la Galaxia 2”: ¿Héroes o bandidos?

viernes, 12 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Dirigida por James Gunn, la película Guardianes de la galaxia 2 (Guardians of the Galaxy 2-EU, 2017), no le llega a su antecesora: es entretenida y por momentos conmovedora, pero carece de la frescura de la primera entrega. En esta nueva historia, nuestros héroes --Quill (Chris Pratt), Gamora (Zoe Saldana), Drax (Dave Bautista), Rocket (Bradley Cooper) y Baby Groot (Vin Diesel)--, aparecen como un respetado equipo de bienhechores galácticos, quienes han sido contratados para acabar con horripilante monstruo que desea devorar las poderosas fuentes de energía (Anulax Batteries), de un pueblo conocido como Los Soberanos. Los héroes hacen su trabajo y son recompensados con la entrega de Nebula (Karen Gillan), la hermana de Gamora, por quien se pide una recompensa que los guardianes desean cobrar. Sin embargo, cuando van de salida, nos enteramos que Rocket robó algunas de esas preciadas baterías simplemente porque quiso hacerlo. Mientras dejan el planeta, Los Soberanos se dan cuenta de la traición y mandan a un grupo de naves para detenerlos, pero los guardianes se salvan de milagro, o bueno, más bien se salvan gracias a un misterioso sujeto (Kurt Russell), que dice ser el padre de Quill. Para nosotros no hay mucho misterio pues al inicio de la cinta nos presentan a la madre de Quill y a este sujeto rebosando de alegría. Por supuesto, nuestro héroe tendrá sus dudas, mismas que tendrá la oportunidad de disipar en el planeta de su padre. Pero mientras esto ocurre, Los Soberanos han contratado al viejo mentor de Quill, Yondu Udonta (Michael Rooker), para que atrape a los guardianes y regrese las baterías. Es en esta aventura que todos los personajes involucrados deberán entender el significado del concepto de familia y de amor incondicional. La cinta es bastante entretenida pero cae en lo simplón. Y es que los personajes están algo “sobrados” en su actitud, lo que los convierte en caracteres chocantes y caprichosos, hasta volverlos unidimensionales, de tal manera que llegamos a perder interés por sus conflictos. Las escenas de acción y los efectos visuales salvan las fallas de los personajes, algunos de ellos demasiado patanes o “imperfectos” como para se determinen de héroes. Está bien que los Guardianes de la galaxia funjan como anti-héroes, pero dicha figura tiene un límite, si se abusa de ella terminará por verse que los “héroes” son más parecidos a un mercenario a quien no le importa nada más que su bienestar. En la primera entrega se pensaba que estábamos viendo el nacimiento de un grupo de héroes, ahora es sólo una familia de bandidos disfuncional que lucha por encontrar ese vínculo amoroso que los mantenga unidos, y que fingen ser guardianes.

Comentarios