Bibliotecas de México, en un juego digital para celular

martes, 27 de junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con la finalidad de vincular la tecnología con las bibliotecas y el juego, el Goethe-Institut Mexiko creó el primer juego digital para el celular y, a través de una aventura, recorrer siete bibliotecas de la Ciudad de México: la aplicación se titula Los libros perdidos. Karina Gutiérrez, bibliotecaria y coordinadora de la Biblioteca del Goethe-Institut Mexiko, explicó que se trata de un juego de geolocalización pensado para adolescentes, “pero también lo pueden utilizar niños acompañados de sus padres o amigos”. El proyecto surgió en el marco del Año Dual Alemania-México, e intenta llevar a niños y adolescentes a las bibliotecas, por lo que, a partir de un rally virtual y analógico, se realizan dinámicas recreativas y lúdicas que dan una dimensión fresca, actual y hospitalaria de los recintos, pero también se conoce la oferta de sus colecciones, servicios y actividades. “Es la primera vez que desde las bibliotecas y bibliotecarios se crea un juego para el celular. Es excelente para la temporada de vacaciones y la idea es que los niños, jóvenes y su familia conozcan la biblioteca desde otro punto de vista, uno divertido, y también acudan al espacio y se queden ahí para ser parte de un taller, acudan a un concierto o simplemente conocerlo”. El juego estará en línea hasta el 10 de diciembre, se descarga de forma gratuita y está disponible tanto para el sistema operativo Android como para iOS. Sólo se puede jugar en la Ciudad de México y visitando las bibliotecas participantes. Lo único que se debe hacer es ingresar al buscador de aplicaciones del celular y bajarlo, o entrar a la página de Facebook y encontrar Los libros perdidos @LosLibrosPerdidos, o realizar la lectura de códigos QR que se pueden encontrar en cada una de las bibliotecas participantes. El juego se desarrolló en diciembre pasado con la asesoría de Christoph Deeg, especialista alemán en temas de gamification (ludificación, jueguización o juguetización) y está integrado por retos y acertijos. Participan las Bibliotecas Vasconcelos, de México, del Goethe-Institut, Benjamín Franklin, la Mediateca de la Casa de Francia, IBBY México y la Alejandro Aura del Faro de Oriente. Tema policiaco El juego consiste en descubrir el porqué se han encontrado en estas bibliotecas libros afectados por un extraño problema: sus hojas se han borrado, partes del contenido están alteradas, hay repeticiones o cambios en el orden. Esto empezó a notarse en la Biblioteca Vasconcelos. Ahí, los bibliotecarios observaron, por las noches, a un espíritu sombrío que visitaba los estantes, donde después aparecían libros “enfermos”. Se trataba de una figura alargada, que llevaba un hábito, de manos en forma de garfio y con una cara que recordaba a un cráneo o a una máscara antiguo. Le llamaron La Parca, ya que esparcía un polvo en los libros, como si fuera un hechizo o una infección. Cuando otras de las bibliotecas empezaron a reportar libros enfermos en sus anaqueles y a reportar apariciones de La Parca, los bibliotecarios decidieron reunirse para tomar cartas en el asunto y a partir de entonces decidieron trabajar juntos. Para empezar, se convirtieron en Guardianes de los Libros, combatientes contra La Parca. Después de mucho buscar, observar y debatir, se dieron cuenta de cuál es la fortaleza de cada biblioteca y de qué es lo que podrían aportar para solucionar la enfermedad de los libros. Pero, para lograrlo, van a necesitar de todo el apoyo que pueden recibir. Pues resulta que, además de La Parca, las bibliotecas han tenido la visita de otras apariciones, éstas son mucho más amigables: el fantasma de un chico (de apariencia adolescente) que intenta remediar el caos que aquélla deja a su paso, y una niña que parece jugar en el mundo nocturno y silencioso de las bibliotecas, como si nada importara. De día, el chico ayuda a los lectores, regresando libros a su sitio y manteniendo el orden; mientras que la niña juega con los usuarios y les ayuda a divertirse, asustándolos un poco. Karina Gutiérrez agregó que habrá un premio para el ganador, mismo que será anunciado en las redes sociales de “Los libros perdidos”, “pero se dará a conocer dentro de algunos meses, ya que buscamos que los niños se diviertan y disfruten del juego sin estar pensando en qué es lo que van a ganar”.