Este viernes y sábado, conciertos de la primera generación de la Cátedra 'Francisco Araiza”

martes, 27 de junio de 2017 · 08:43
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Conservatorio Nacional de Música presenta los resultados de la primera generación de la Cátedra “Francisco Araiza” en los conciertos del viernes 30 de junio y del sábado 1 de julio, con la participación de alumnos de la Escuela Superior de Música y del Conservatorio Nacional del Instituto Nacional de Música (INBA), en la Sala Angélica Morales de la Escuela Superior de Música en la primera fecha y en el Auditorio Silvestre Revueltas de la institución en la segunda, a las 19:00 y 18:00 horas, respectivamente. Bajo la guía del tenor mexicano Francisco Araiza, dicha cátedra fue instaurada dentro de las actividades conmemorativas del 150 aniversario del Conservatorio Nacional, con sus colegas Jairo Calderón Cruz, Aarón Corte Ponce, Esaú Efraín Corralejo Zermeño, Ricardo Estrada Espino, Luis Alberto Galicia Mixquititla, Ix Pérez Hernández y Rodrigo Petate Aragón; las sopranos Laura Yoselyn Becerril Celis, Shaoni Odette Barrón Sarabia y Michelle Fox Pavia, la mezzosoprano Simone Jamie López, y el bajo Carlos Adrián Hernández Herrera. A lo largo de las sesiones realizadas una semana al mes en 2016, los participantes profundizaron en uno de los géneros más apreciados del arte vocal: el lied, dentro de un formato de especialización que contó con la soprano Ivana Marija Vidovic y del pianista Alexander Pashkov. Lidia Camacho, directora del INBA, expresó en conferencia de prensa que los conciertos son manifestación “de una cátedra magistral que permite a estudiantes de canto tener contacto con una de nuestras mayores cimas internacionales, Francisco Araiza, cuyo solo nombre evoca en todos nosotros admiración por su inigualable arte vocal y agradecimiento por lo que ha hecho por nuestro país”. En el primero de ambos conciertos se interpretará el ciclo de La bella molinera de Franz Schubert (Viena, 31 de enero de 1797- 19 de noviembre de 1828) a cargo de los siete tenores del grupo, mientras que en el segundo se disfrutarán de piezas de: Robert Schumann (Zwickau, 8 de junio de 1810-Bonn, 29 de julio de 1856), Johannes Brahms (Hamburgo, 7 de mayo de 1833-Viena, 3 de abril de 1897) y Hugo Filipp Jakob Wolf (Windischgraz, 13 de marzo de 1860-Viena, 22 de febrero de 1903). Lidia Camacho aseguró: “Los conciertos permitirán apreciar el avance de estas nuevas voces en su formación como cantantes, la construcción de su personalidad y la asunción de su compromiso como artistas. En este camino han tenido la enorme fortuna de ser guiados por uno de los ejemplos de lo que la disciplina consigue cuando se conjunta con la vocación, el talento y la sensibilidad: el maestro Francisco Araiza.” A su vez, el propio tenor Araiza dijo: “Impartir esta cátedra me ha representado una gran oportunidad… Es una clase que me interesó por algo especial: Yo pensé que todos los talentos que hemos tenido en México tuvieron alumnos excelentes, pero solo a uno se le dio la bandera y siguió la otra generación con esa herencia.” Recordó que el ilustre maestro Eduardo Mata (Ciudad de México, 5 de septiembre de 1942-Temixco, Morelos, 4 de enero de 1995) también planeaba crear una academia para directores, “pero desgraciadamente la muerte se lo impidió y entonces, cuando esta oportunidad se me presentó, vi la posibilidad de realzar a generaciones de cantantes de primer orden, como lo verán en los dos conciertos programados”. Añadió el cantante nacido en la Ciudad de México el 4 de octubre de 1950: “Cuando los grandes cantantes quieren enseñar, deben hacer a un lado su ego para ganar la confianza de los jóvenes, ya que sin ella es imposible que florezcan. Por eso, el sistema pedagógico que implementamos en el Estudio de la Ópera de Zúrich, Suiza, fue el que establecí en mi cátedra en México.” A los nuevos valores aconsejó “leer, investigar y aprender diversos métodos de estudio”. Araiza enfatizó: “Para aspirar a llamarnos artistas necesitamos desarrollar un punto de vista personal de todo lo que ya existe; llegar a decir que algo debe ser de determinada manera, porque hay experiencia y se obedecen ciertas reglas que son muy rígidas, como las del estilo, el dominio de los lenguajes y la sapiencia sobre tradiciones.”

Otras Noticias