Muere Luis Everaert, cronista de Coyoacán

jueves, 27 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luis Everaert, cronista de Coyoacán, ingeniero de profesión e historiador por vocación, quien lunes tras lunes durante los últimos 20 años dirigió un taller para hablar con sus alumnos de la vida de ese antiguo pueblo tepaneca de Tenochtitlán, asiento de los primeros conquistadores y una de las joyas arquitectónicas e históricas de la ciudad actual, falleció la madrugada de hoy, alrededor de las 3 horas. La información fue confirmada por Marisol González Tolentino, de la oficina de Comunicación Social de la alcaldía, quien mantenía relación directa con el cronista. Hace poco más de un mes Everaert sufrió un infarto y estuvo hospitalizado una semana, dijo su nieta Ana Sofía Rodríguez, historiadora como él, tras informar que el velatorio se efectúa en el Panteón Francés de San Joaquín, y que mañana a las 11 la viuda del cronista, Anne (Anet) Maryssael, y sus hijas Anne, Susana y Catalina, realizarán una misa en su memoria. Autor de una obra considerable, en la cual sobresalen A vuelapluma, Entre la historia y la crónica y La Bella Época en México, para Ana Sofía, de 27 años, su favorito es “Hacienda de Coapa”, que Everaert Dubernad, nacido hace 95 años, revisaba con miras a una ampliación. “El infarto le afectó al habla, él que adoraba la conversación”, contó por teléfono desde la capilla del cementerio de Tacubaya. La familia ignora qué pasará con sus escritos y su amplia biblioteca que alojaba en su casa de Vito Alessio Robles 193, esquina Margaritas, en la colonia Axotla, un pequeño barrio entre Chimalistac y La Florida. Efectivamente, Everaert ejercía, además de la crónica escrita, la hablada, en un conversatorio que impartió durante 20 años --hasta hace un par de meses-- en la Casa de la Cultura Jesús Reyes Heroles de Coyoacán.

Comentarios