Teatro: presupuesto dramático

viernes, 28 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La propuesta de presupuesto que presentó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público viene con un recorte sustancial a la cultura, y en particular al teatro, ya que no sólo no se subió de acuerdo a la inflación, que sería lo lógico, sino que se disminuyó en 560 millones de pesos. La Secretaría de Cultura y sus dependencias entregaron, parece ser, un presupuesto a la alza, dado el crecimiento tanto de nuestro país como de los creadores, y que Carlos Urzúa lo presentó a la baja. El secretario de Hacienda no fue capaz de presentar un proyecto positivo para la cultura como lo hizo, por ejemplo, Claudia Sheinbaum, gobernadora de la CDMX –que podría fortalecerse en cuanto a la producción teatral–, en el que impulsa la creación y el desarrollo cultural priorizando la perspectiva social. El martes pasado diversos integrantes de la comunidad teatral y otras áreas artísticas se reunieron con el presidente de la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de la legislación LXIV, Sergio Mayer, para que se tomen cartas en el asunto. Si bien es cierto que hay un plan de austeridad en todo el gobierno, la solución no es restringir el desarrollo cultural de nuestro país, que es también un medio fundamental en la 4Transformación, y en el que participan millones de creadores. La secretaria de Cultura afirmó, tanto por medio de un boletín como en la reunión que sostuvo con la comisión de la comunidad artística, que el recorte no implica a lo sustantivo y que será en el área administrativa, pero habrá que revisar si realmente así sucede y no afecta a la producción y el fortalecimiento del teatro. Hacer teatro es un trabajo que trae consigo el desarrollo ideológico y también económico de sus hacedores y de nuestra sociedad. Los beneficios que parece ser que sólo son cuantificables en plata, olvida la importancia de formación y crecimiento de pensamiento que implica un producto cultural. La comunidad teatral ha venido manifestándose para exigir atender las carencias que, tanto legal como económicamente, se observan en los presupuestos y la organización de los mismos y la falta de apoyos en la producción teatral independiente, y el sostenimiento de los teatros emergentes más allá de los institucionales –a lo cual todavía no se ha dado respuesta. Ante el presupuesto reduccionista para la Cultura que la Secretaría de Hacienda está proponiendo, la comunidad ha apelado a que la Comisión de Cultura la exija y se comprometa con la cultura. El miércoles pasado una comisión de la comunidad artística se reunió con Alejandra Frausto para insistir en las demandas presentadas el día anterior (como asignar el 1% del PIB a Cultura, transparencia en el ejercicio del presupuesto y su incremento del 0.21% al 0.42%), y demandó también  recuperar los Etiquetados para las iniciativas civiles y el Subsidio Piso a los estados, atacando de frente la corrupción y los abusos a través de éstos. Afortunadamente, ese mismo día el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su rueda de prensa matutina, expresó que al igual que hubo un error en reducir el presupuesto para las universidades, también el presupuesto para la Cultura deberá modificarse. Los que votamos por este nuevo gobierno seguimos con él y nos solidarizamos, de la misma manera que el gobierno se solidarizará con el desarrollo de nuestra expresión artística.   Este texto se publicó el 23 de diciembre de 2018 en la edición 2199 de la revista Proceso.

Comentarios