Presentan "Los Buscadores" en Tecoanapa, lugar de origen de ocho normalistas desaparecidos de Ayotzinapa

domingo, 30 de diciembre de 2018
CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Con el propósito de “no olvidar y construir la memoria colectiva de la sociedad”, el libro Los Buscadores de ediciones Proceso fue presentado en la primer feria del libro del municipio de Tecoanapa en la región de la Costa Chica de la entidad Este lugar es emblemático en la historia trágica del país porque ocho de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa en septiembre de 2014, son originarios de este lugar enclavado entre la Costa y la Montaña guerrerense, recordaron las autoridades municipales organizadoras del encuentro literario. Por ello, expositores y público asistente al evento que se realizó el viernes 28 y sábado 29, recordaron a los jóvenes Abel García Hernández; Alexander Mora Venancio; Dorian González Parral; Jorge Luis González Parral; Jorge Aníbal Cruz Mendoza; Marcial Pablo Baranda; Leonel Castro Abarca y Saúl Bruno García, a más de cuatro años del caso Iguala. Incluso, en el encuentro estuvieron presentes la señora María Micaela Hernández y el señor Celso García Aristeo, padres del normalista desaparecido Abel García Hernández y procedentes del municipio vecino de Ayutla de los libres. “En el 2014, en Tecoanapa se impulsó uno de los movimientos más fuertes en el estado, acudimos a todos los llamados de los padres de familia de Ayotzinapa y al llamado de justicia; aún seguimos pendientes de su búsqueda hasta encontrarlos porque vivos se los llevaron, vivos los queremos”, expresó el profesor rural egresado de la normal Raúl Isidro Burgos, José Isabel García Mora. El libro Los Buscadores fue presentado por Blanca Mendoza Ramírez, Mario Enrique Sánchez y uno de los autores, el corresponsal de Proceso en Guerrero, Ezequiel Flores Contreras. El texto publicado este año, representa un homenaje a las víctimas de la brutalidad y visibiliza el drama de familiares de miles de personas desaparecidas en el país donde se documenta el nivel de corrupción institucional y los presuntos nexos de autoridades de los tres niveles y el Ejército con la delincuencia. Al respecto, el reportero Ezequiel Flores señaló que en Guerrero, el gobierno estatal prefiere realizar negocios al amparo del poder para construir fosas comunes donde depositan cadáveres sin identificar, en lugar de invertir en proyectos de genética forense para entregar los cuerpos a sus familiares y revertir los efectos de la violencia que está dejando una estela de homicidios, desaparecidos y desplazados en todas las regiones de la entidad. Como ejemplo, mencionó el caso del actual diputado local priista, Heriberto Huicochea Vázquez, quien fue beneficiado por el gobierno de Héctor Astudillo con un contrato millonario para construir un panteón forense al interior de un cementerio privado que administra su familia en la ciudad de Chilpancingo. En contraste, la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas no se le etiquetaron recursos para operar este año y la incidencia criminal aumentó de manera exponencial pese al caso Ayotzinapa que exhibió el engranaje de los nexos de la clase política y autoridades de los tres niveles con la delincuencia, indicó el coautor del libro Los Buscadores. También, se presentó el libro Procesos de la Noche de la autora Diana del Ángel donde se aborda la historia de Julio César Mondragón Fontés, uno de los tres estudiantes de Ayotzinapa que fueron asesinados la noche trágica de Iguala. El texto plasma el martirio recorrido por la familia de la víctima y el proceso jurídico que lleva la abogada Sayuri Herrera para regresarle a Julio, el rostro que le fue arrancado a bajo tortura de verdugos para enviar un macabro mensaje contra quienes se atreven a protestar, expresó la joven autora. De esta forma, ambos libros sintetizan el dolor de los familiares de las víctimas y plasman una realidad que se ha convertido en una amarga pesadilla de la que aún no se advierte solución a corto plazo, a pesar del cambio de régimen presidencial, destacaron los participantes.

Comentarios