Correcciones sobre el TLCAN a Carlos Lara de Víctor Ugalde

miércoles, 21 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Sr. Director: Por alusiones directas al Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (GRECU), del que formo parte, y en especial por las hechas a mi persona por parte del señor Carlos Lara, en el artículo “La convención sobre Diversidad Cultural, defensa ante el TLCAN” de Judith Amador (No. 2151 del 21 de enero), solicito un espacio para algunas aclaraciones y correcciones sobre el tema. 1.- La defensa de la cultura y el cine no es “un discurso noventero” como Carlos Lara afirma. Es un tema actual y urgente, sobre todo en este momento que se está revisando el TLCAN. La defensa de nuestras expresiones debe de ser permanente y no debe de dejarse a las fuerzas del mercado, tal y como él lo desea. ¡Ese ha sido el error de los últimos cuatro sexenios! Los malos resultados de esta política pública han quedado ampliamente documentados en el libro que desdeña, TLCAN/Cultura, ¿Lubricante o engrudo?, que resume 20 años de consecuencias nefastas para el cine y los derechos de los creadores y consumidores. Aunque Lara considera que nuestro cine “está sobre-diagnosticado”, se nota que le falta información al respecto, misma que puede obtener actualizada si consulta la revista TOMA (No. 52). Le sería de mucha utilidad. 2.- Difiero completamente de su afirmación “ni siquiera meter el tema de cultura, por parte de economía”. Justo en esta coyuntura México debe de recuperar su soberanía cultural, ideológica y política. Por esto, los cineastas hemos venido solicitando sumar fuerzas con los canadienses, ya que éstos han aprendido que hacer “una reserva de sus industrias culturales no fue suficiente”.  ya que fueron demandados y arrollados por las obligaciones transversales establecidas en otros capítulos del TLCAN. Ellos ya aprendieron la lección y ahora quieren ampliar su reserva con obligaciones transversales de defensa. Nosotros también hemos aprendido que lo que hizo en el 94 fue un desastre, y hay que revisarlo ahora para contar con un mejor futuro audiovisual en las mismas condiciones de nuestros socios, por ejemplo  Canadá. Invito a Carlos Lara a vernos en las oficinas de Proceso o en las del GRECU para platicar, aclarar y, en su caso, corregir algunas de sus afirmaciones que rayan en la desmesura, como el “de piso parejo” o “el discursito de que en la Cineteca está lo bueno y lo demás es basura”. Atentamente: Víctor Ugalde

Comentarios