Música del cine mexicano recuperada por Estudios Churubusco es reconocida como 'Memoria del Mundo”

domingo, 4 de marzo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Las grabaciones originales de la música compuesta para el cine mexicano de 1958 a 1975 que han sido recuperadas por los Estudios Churubusco con el apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), han sido reconocidas como Memoria del Mundo por el Comité Mexicano Memoria del Mundo (CMMM). Este organismo, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), entregó dicha distinción en el marco de la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería en esta capital. La música compuesta para el séptimo arte del país de 1958 a 1975 es importante sobre todo porque a finales de los años cincuenta inicia una crisis de la industria fílmica nacional y la producción se había concentrado en pocas manos. En los sesenta ocurrieron graves casos de censura, como en La sombra del caudillo, de Julio Bracho. Surgieron cintas sobre la juventud rebelde, copiando a Hollywood, pero a pesar de todo hubo cine independiente y nuevos directores como Luis Alcoriza, Alfonso Arau, Felipe Cazals, Jorge Fons, Jaime Humberto Hermosillo, Alfredo Joskowicz, Paul Leduc, Sergio Olhovich, Gabriel Retes y Arturo Ripstein, entre otros. Este fondo sonoro que ya es Memoria del Mundo, está constituido por grabaciones de música sincrónica contra pantalla de 500 películas postproducidas en los Estudios Churubusco entre 1958 y 1975 --con historias épicas de la Revolución y sus corridos inmortales, la llegada de la generación “Ye-ye”, del Santo y Blue Demon y temas fronterizos, etcétera-- y más de mil playbacks de actores y cantantes. Este periodo de 15 años además coincide con la introducción del sistema estadunidense de registro sonoro RCA que lograba una excelente calidad en su tiempo, y de la preponderancia de la cinta magnética en Echasa. En el acervo se encuentra registrado principalmente el trabajo de compositores de música orquestal como Manuel Esperón, Antonio Díaz Conde, Gustavo César Carrión, Sergio Guerrero, Luis Hernández Bretón, Carlos Jiménez Mabarak, Raúl Lavista y Joaquín Gutiérrez Heras. Asimismo, incluye las interpretaciones de cientos de músicos de orquesta y cantantes de repertorio popular en la radio, a través de los llamados playbacks, en su mayoría grabaciones originales con las voces y/o instrumentos de Pedro Vargas, Agustín Lara, Lucha Villa, los hermanos Valdés, Lola Beltrán, Elvira Quintana, Luis Aguilar, Cuco Sánchez, José Alfredo Jiménez, entre otros. La riqueza de este acervo radica en que se conserva un momento fundamental del proceso de creación cinematográfica, en donde se descubre la evolución estética de una generación de compositores e intérpretes, y en general de la identidad musical mexicana. “El reconocimiento del acervo sonoro cinematográfico como Memoria del Mundo es de suma importancia, no solamente para ayudar a su rescate y preservación, sino también para permitir su difusión a investigadores y público en general”, subraya Carlos García Agraz, director general de los Estudios Churubusco. Cabe destacar que Echasa lleva a cabo un plan de rescate, preservación y conservación del acervo sonoro de México, que habrá de garantizar el almacenamiento adecuado de todo el material de película magnética correspondiente a la época mencionada (1958-1975). Memoria del Mundo, establecido en 1992, busca proteger y promover el conocimiento del patrimonio documental de la humanidad, a través de la preservación y acceso a los documentos. Memoria del Mundo fue entregada este domingo a 17 instituciones y archivos destacados, de los cuales 12 son nacionales, dos internacionales y tres para la región de América Latina y El Caribe.  Entre ellas se encuentra la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por el rescate, la preservación y la restauración de las colecciones cinematográficas testimoniales de la Revolución Mexicana (1898-1932).

Comentarios