Chapingo: Nuevo Centro de Investigación en Agrohomeopatía

jueves, 17 de mayo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Este es un momento importante, histórico, porque se puede construir lo que no se ha hecho en décadas en términos de investigación, educación y producción que incida directamente en la salud de los mexicanos”, dijo de manera contundente el doctor en Ciencias Agrarias, Felipe Ruiz Espinoza, sobre el nuevo Centro Nacional de Investigación en Agrohomeopatía de la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh). Desarrollador de metodologías alternativas a partir de la agrohomeopatía, en contraposición con la agresiva manipulación genética (como el maíz transgénico) y de pesticidas que suelen usarse en las plantas, explicó que la idea del centro se propuso en febrero del año pasado. Las instalaciones se encuentran en el antiguo Centro General de Investigación de Chapingo, ubicado en el kilómetro 38.5 de la carretera México-Texcoco, municipio de Texcoco, Estado de México. “Primero, alimentos sanos, luego una salud que incida directamente en la calidad de vida, y este centro es un primer paso”, comentó. Luego, explicó las líneas de investigación en el control de plagas, de enfermedades en plantas y animales, sobre todo para definir científicamente las “dinamizaciones homeopáticas”: “La ventaja es que muchos de los preparados ya existen y se están haciendo dinamizaciones en el cacao, tabaco, cítricos (en Veracruz, Oaxaca y Chiapas) y básicamente en el polifármaco del café e incluso del maíz. Utilizando la agrohomeopatía podemos crear una resistencia contra el maíz transgénico”, afirmó. (Ver: https://www.proceso.com.mx/402362/402362-la-agrohomeopatia-solucion-para-el-campo) -¿Qué es la agrohomeopatía? -Es la homeopatía en el ámbito agropecuario que utiliza todo aquello que produce un síntoma para resolver un problema, ya sea virus, hongo o bacteria de plantas o animales. Es muy similar a la homeopatía que sucede en las personas, se trabaja a partir de las secreciones para identificar y tratar un problema. El nuevo centro contará con áreas para investigación, un laboratorio de capacitación para alumnos y profesores e, incluso, se plantea un diplomado que estará abierto a profesionales de agronomía, biología, productores y todos aquellos que trabajen en relación con la salud comunitaria. Además, cursos y talleres para el público en general. Si bien, aún no se cuenta con una página en internet donde se difunda información sobre el nuevo Centro Nacional de Investigación en Agrohomeopatía, por el momento se puede consultar en línea. Felipe Ruiz Espinoza, remató: “Con la agrohomeopatía se puede formar a un agrónomo. De hecho, lo que planteamos es que los agroquímicos (pesticidas) ni siquiera serían necesarios para tratar a las plantas. Si la agrohomeopatía se hubiera implementado hace décadas hubiéramos podido dar una respuesta puntual, efectiva y ecológica a muchos de los problemas alimenticios del país. “Primero, se trata de producir alimentos sanos, y luego velar por una salud que incida sobre la calidad de vida en México”.

Comentarios