La élite del ballet y la danza moderna encendieron 'Despertares” en el Auditorio Nacional

domingo, 26 de agosto de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Con un espectáculo dancístico que mostró desde los grandes clásicos de la danza a estrenos de contemporáneo con música electrónica y dance, "Despertares" dio muestra del talento internacional en el Auditorio Nacional cuyos asistentes celebraron la primera de dos galas, la segunda es hoy. La breve salida del bailarín nacional Isaac Hernández vestido de smoking sólo para dedicar al público mexicano --10 mil asistentes en el coloso de Reforma-- el “Premio Benois de la Danza”, la máxima distinción internacional en esta disciplina que recibió el marzo pasado, marcó lo que sería la noche de Despertares: un encuentro casual, alejado de la pompa dancística, pero con la mayor de las disciplinas y rigor artístico en el escenario, es decir una gala, un espectáculo-muestra de lo mejor de lo mejor en la danza a nivel mundial hoy por hoy. El primer acto a cargo del bailarín de tap Jared Grimes corroboró lo anterior, quien con banda de jazz en vivo y la suela de madera como aliada, brindó muestra de majestuosidad e improvisación que emocionaron al público. Le siguió el ballet clásico de “Don Quixote”, pas de deux del tercer acto, coreografía de Marius Petipa y música de Ludwing Minkus, que dieron muestra de dos grandes figuras del ballet en la actualidad: la bailarina de origen canadiense Tamara Rojas, directora artística del English National Ballet (ENB), y el nacional Isaac Hernández, primer bailarín de esa casa dancística y director artístico de Despertares. El público, por supuesto, respondió con muestras de orgullo y emoción al ver a su hijo pródigo en escena. [caption id="attachment_548428" align="alignnone" width="639"]Isaac Hernández en "Don Quixote", pieza por la cual obtuvo el "Premio Benois de la Danza" este año. Foto: Carlos Enciso Isaac Hernández en "Don Quixote", pieza por la cual obtuvo el "Premio Benois de la Danza" este año. Foto: Carlos Enciso[/caption] Dos número más de contemporáneo mantuvieron al público cautivo --con las piezas “Eyes closed and traveling” con Medhi Walerski y Parvaneh Scharafali como bailarines invitados, y “Chroma” con Lauren Cuthberton y Glenn Allen Sims del Royal Ballet de Inglaterra, y Alvin Aliley del American Dance Theater-, antes de que llegara una muestra del ballet neoclásico con la pieza “Llamas” de París” del coreógrafo Vasily Vainonen, con los bailarines Jefrey Cirio del ENB, y Anastasia Limenko del Stanislavsky Ballet en escena que emocionaron a la audiencia. Le siguieron muestras del ballet moderno con las coreografías “Two pieces for Het”, con Isaac Hernández y Jurgita Dronina (del National Ballet of Canada), y “Fascinating Rhytm” (del ballet Who cares? de George Balanchine) con la bailarina Lauren Lovette del New York City Ballet. Hasta que llegó el clásico Le Corsaire (El Corsario), con Estebán Hernández y María Kochetkova del San Franciso Ballet para emocionar al público, en especial en los números de variaciones. [caption id="attachment_548431" align="alignnone" width="587"]"El corsario", con Esteban Hernández, bailarín del San Francisco Ballet, y la bailarina invitada María Kotchetkova. Foto: Carlos Enciso "El corsario", con Esteban Hernández, bailarín del San Francisco Ballet, y la bailarina invitada María Kotchetkova. Foto: Carlos Enciso[/caption] Después una coreografía, en la que la tecnología se hizo presente a través de vestuarios con luces led que marcó el número “Lightbalance”, y en la cual siete bailarines finalistas de la 12 temporada del programa televisivo America’s Got Talent, cerraron la primera parte del programa con música de Bruno Mars como fondo. [caption id="attachment_548433" align="alignnone" width="653"]"Lightbalance", bailarines finalistas de America's Got Talent. Foto: Carlos Enciso "Lightbalance", bailarines finalistas de America's Got Talent. Foto: Carlos Enciso[/caption] La segunda parte del programa siguió emocionando al público: Primero “Romeo y Julieta” (con el Pas de Deux del balcón) a cargo de los bailarines Jurgita Dronina del ENB y Joseph Caley del National Ballet de Canadá. Después “Awáa Trio”, cuya música de Curtis McDonal y coreografía de Aszure Barton, hicieron reminiscencia de la música africana y moderna, con los bailarines Brett Perry, Jonhathan E. Alsberry y William Briscoe. Siguió “Both ways” a cargo de los bailarines Marie-Agnès Gillot Juliano Nunes, de la Ópera de Paris y Vlaanderen Opera Ballet, respectivamente, y la coreografía contemporánea “Flight mode” con el bailarín Estebán Hernández, que dio partida a números climax que hicieron reaccionar aún más al público. Se estrenó internacionalmente “New suite (Bach suite)” del coreógrafo William Forsythe, con los bailarines invitados Sebastian Kloborg y Maria Kochetkova; y después la pieza del ballet clásico “Diana y Acteon”, con Anastasia Limenko del Stanislavsky Ballet y Brooklyn Mack del Washington Ballet, pareja que emocionó a la audiencia, en especial Mack en variación (solitario), cuya masculinidad, gracia y altura en los saltos arrancaron aplausos entre los 10 mil asistentes del Auditorio. Como penúltimo número, otro estreno mundial, “Playlist (track 1, 2)” nada más y nada menos que coreografía y vestuario de William Forsythe, pieza creada especialmente para el Ballet Nacional de Inglaterra estrenada en abril de este año entre euforia del público. México no fue la excepción, los 12 bailarines del English National Ballet, dieron muestra de perfección –además de la corporal—dancística, y encendieron al Auditorio Nacional con los temas de dance y electrónica Surely shorty de Peven Everett y Lion Babe de The Jax Jones Remix. El cierre estuvo a cargo de los hermanos Hernández, Isaac y Estebán con una coreografía de Stephan Toss y “My way” en voz de Frank Sinatra. El final fue una fiesta en el escenario, los cerca de 50 artistas relajados y felices se reunieron en un “Encore” dando muestra al público de improvisaciones, entre ballet clásico, moderno, y hip hop con el tema "Lion Babe" de The Jax Jones Remix como música de fondo. La segunda y última presentación de Despertares 2018 se realiza este día en el Auditorio Nacional. Hasta el día de ayer sólo había algunos lugares en gayola (550 pesos) y luneta (2154 pesos).

Comentarios