Natalia Toledo pide 'defender con la sangre y con la piel las lenguas originarias”

lunes, 21 de octubre de 2019
OAXACA, Oax. (apro).- "Hay que defender con la sangre y con la piel las lenguas originarias, porque muchas están agonizando y muchas respiran con mucho esfuerzo", recalcó la poeta Natalia Toledo al inaugurar la 39 edición de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), dedicada a la vida y obra del maestro Francisco Toledo. La subsecretaria de diversidad cultural de la Secretaría de las Culturas y Artes (Seculta) de Oaxaca afirmó que su padre “seguramente va a estar contento, dondequiera que se encuentre, porque una de las cosas que más defendió, que más luchó y donde puso su alma fue para fortalecer las lenguas originarias de México”. Visiblemente conmocionada hasta las lágrimas por el reciente fallecimiento del filántropo, activista, artista y promotor cultural --el pasado 5 de septiembre--, Natalia Toledo sostuvo que el mejor homenaje que el pueblo de Oaxaca puede hacerle al maestro es continuar con su legado. “Todos los oaxaqueños y todos los que conocimos de su obra, todos los que estuvimos cerca y vimos y apreciamos su generosidad, hay que continuarlo, ese es el mejor homenaje”. Añadió: “Como lo dijo mi hermana el día que estuvimos en el IAGO (Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca), con los amigos que nos acompañaron en ese día tan difícil (de la muerte de Toledo), el mejor homenaje es seguir su camino, seguir alimentando los espacios que abrió, si es posible, conforme nuestro trabajo y nuestra economía de los hijos; continuar con ese trabajo de seguir abriendo espacios donde se celebre el conocimiento, donde compartamos libros, donde compartamos exposiciones, talleres y continuar el trabajo del maestro, ir por donde ya nos dijo que había que hacer”. Desde hace tiempo, sostuvo, “sabemos cómo trabajaba mi papá, y mi legado más grande es eso: trabajar con honestidad, con cariño y pensar en los demás, y es como un conocimiento que obtuvo de los padres, de su conciencia y del pueblo de donde viene, que es la enseñanza más grande que hay: la de pensar en los demás y vivir en comunidad”. Cuando alguien mencionó que Toledo es omnipresente porque está en todos lados, Natalia se quebró y lloró porque, dijo, “es la primera vez que vengo y no lo veo; las calles para mí ya no son igual sin él”. Tras inaugurar el Pabellón de Pueblos Indígenas en la FIL Oaxaca 2019, la hija de Toledo subrayó que para ella el pabellón es una ciudad que va a atravesar fronteras y va a ir a las comunidades y a otros espacios. “Inicia en Oaxaca porque es el estado con más lenguas y diversidad cultural del país”, abundó. De igual manera, consideró que es importante “que empiece a caminar, que partan sus pasos al mundo, a donde lo pidan para gritar, para decir que es importante defender con la sangre y con la piel las lenguas originarias, porque muchas están agonizando y muchas respiran con mucho esfuerzo, y es responsabilidad de todos, no sólo del gobierno, hacer que vivan”. A partir del sábado 19 y hasta el próximo domingo 27 se podrá recorrer el pabellón en el Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca. Ese espacio, según Natalia Toledo, confeccionó 68 tableros exteriores, número que corresponde a las agrupaciones lingüistas de nuestro país, algunas ya agonizantes, pero muchas a las que todavía –recalcó-- les recorre la sangre. Finalmente, manifestó su alegría de que la FILO este dedicada “a dos personas que me enseñaron a caminar sobre el papel. Me da gusto que esté dedicada a Francisco Toledo”, soltó, pero tuvo que interrumpir su discurso por el llanto. “Prometí no llorar, pero su partida está muy reciente”, se justificó, y prosiguió: “Y está dedicada a una de las mujeres que más ha querido mi corazón y más me enseñó: Roció González, una poeta juchiteca. Es una de las grandes voces que tiene Oaxaca y es poco conocida. Agradezco que hayan homenajeado a estas personas y hayan reeditado sus libros”, concluyó.

Comentarios