Muere el bataquero Ginger Baker de Cream

domingo, 6 de octubre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Percusionista fuera de serie y baterista fundador de los legendarios conjuntos Cream y Blind Faith a finales de los sesentas, el músico londinense de jazz y rock Ginger Baker falleció el sábado en Inglaterra a los 80 años de edad, conforme se dio a conocer en su página de Twitter, sin mencionar las causas:
 Estamos muy tristes al decirles que Ginger ha muerto pacíficamente en un hospital esta mañana. Gracias a todos por sus amables palabras en estos últimas semanas.
 Su hija Nettie confirmó que Baker había muerto “pacíficamente”. La familia del baterista publicó el pasado 25 de septiembre acerca de haberlo hospitalizado y que su estado era de pronóstico reservado. Mick Jagger escribió sobre el deceso:
“Tristes noticias, Ginger Baker ha muerto. Recuerdo haber tocado con él en los comienzos. Era una fiera, pero (también) un baterista extremadamente talentoso e innovador.”
Paul McCartney:
“Ginger Baker, gran baterista, un chavo salvaje y adorable. Trabajamos juntos en mi álbum Band on the Run en su estudio de Lagos, Nigeria. Triste oír que murió, pero sus recuerdos jamás morirán.”
Y Ringo Starr:
“Dios bendiga a Ginger Baker. Músico increíble. Baterista salvaje e inventivo.”
Su nombre real era Peter Edward Baker, nació el 19 de agosto de 1939 en Lewinsham al sureste de Londres, y lo apodaban Ginger (“jengibre”) por el color rojo de sus cabellos. Algunas de sus frases:
“Tocar la batería fue un don que Dios me dio. O lo tienes o no lo tienes y yo lo tuve. Mantenía el tiempo. Tiempo natural… Siempre andaba aporreando los pupitres en la escuela, así que mis compañeros me animaban a tocar la batería… Muchos dicen que Cream dio nacimiento al rock pesado, pero de ser así debimos abortar… Pienso que no soy tan excitante si no me meto drogas.”
Se casó con su novia Liz French en 1959, a los 20 años de edad. Su hija Ginette, conocida como Nettie, nació al año siguiente. Tuvo tres esposas más y como la primera de ellas afirmaba, “el diablo siempre lo cuidó”. Su afición por la heroína provocó que lo corrieran de varias bandas hasta que en 1962 conoció al bajista Jack Bruce, con quien formaría el trío Cream (“Crema”), acompañados del requintista Eric Clapton, que los llevaría a la fama. Su LP de 1967 Disraeli Gears fue una de las grabaciones fundamentales de esa época. Según la periodista Emma Pietras del diario inglés The Sun, pasó muchos años de su vida borracho y clavado en pesadas adicciones (“intentó dejar cerca de 30 veces la heroína sin lograrlo”), ofreciéndole una línea de cocaína a su hijo Kofi cuando cumplió el chavo 15 años de edad. Con su amigo el guitarrista Jimi Hendrix organizaba orgías. En su libro Tales Of Rock Star’s Daughter (Relatos de la hija de una estrella de rock), Nettie cuenta que una vez encontró a su papá en la cama semidesnudo con dos mujeres. Dijo:
“Fue curioso. La vida sexual de mi papá me parecía muy normal para mí… Yo tenía cierto control por las mujeres con quienes él se acostaba pues eran amigas mías.”
Sin embargo, los pleitos de Baker con los periodistas y sus colegas de la música fueron proverbiales. Insultaba a Mick Jagger (de Los Rolling Stones) y criticaba que Paul McCartney se vanagloriase en su grupo Wings de no saber escribir música en pentagrama. Cuando se enojaba con el bajista de Cream, lanzaba sus baquetas en contra de la cabeza de Jack Bruce y un día en pleno concierto, lo amenazó con clavarle un cuchillo. El trío se desintegró en noviembre de 1968 y su álbum del adiós, Goodbye, grabado en vivo, alcanzó el número uno en ventas por febrero de 1969. Después se unió con Clapton, Steve Winwood (Traffic) y Rick Grech para integrar el súper grupo Blind Faith, de corta duración. Continuaría su carrera con Ginger Baker Air Force y sacó más grabaciones, si bien nunca alcanzó la celebridad de aquellos primeros tiempos. Cream se juntó nuevamente en 2005 para una serie de tocadas en el Royal Albert Hall. Antes, con Charlie Haden y el guitarrista Bill Frisell formó un trío de jazz que produjo discos geniales como Ginger Baker Home (1994) y Falling Of The Roof (1996), aunque pasaron inadvertidos para el público en general.  

Comentarios