Bad Religion: punk rock en evolución

martes, 5 de noviembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La banda estadunidense Bad Religion mantiene una evolución constante en el punk rock con rolas nuevas y una actitud libertaria que los abandera como una insignia de los ochentas. La noche de ayer la agrupación regresó a esta ciudad para presentarse en el Pepsi Center, donde ofreció un recorrido desde sus orígenes con “How Could Hell Be Any Worse?” (1982) hasta su más reciente “Age of Unreason” (2019). Entre renovados aires y clásicos, 6 mil 590 fans gozaron de un espectáculo contundente a la usanza punk, temas rápidos cobijados por guitarras y bajeos acelerados, ensamblados con veloces batacazos. El vocalista Greg Graffin conectó al instante del primer acorde que retumbó justo a las 21:30 horas, contando con una producción sencilla que dibujaba como telón de fondo el nombre de la banda y recuadros donde se veía el clásico logo de una cruz de color negro con una señal de prohibición de color rojo sobre ella. https://twitter.com/PepsiCenterWTC/status/1191568688715124736 “21st Century (Digital Boy)” emprendió el viaje mientras el líder gritaba alegremente en spanglish “regresamos a Mexico City ¡Gracias gente!”. Los aplausos y gritos vinieron al instante por una audiencia de todas edades --desde los más jóvenes hasta los de “vieja guardia” que los siguen desde siempre--, cantaron, brincaron y le entraron al slam. Para el acto de cerca de hora y media seleccionaron inicialmente “Fuck You”, “Chaos From Within” y “Stranger Than Fiction”. Con 54 años de edad, Graffin además de ser líder de Bad Religion, también es docente de Ciencias en la Universidad de California, en Los Ángeles (Estados Unidos), y esta ocasión dio cátedra punk a sus pupilos mexicanos junto a cada uno de sus músicos con una energía incansable. “Recipe for Hate”, “My Sanity” y “Them And Us” complementaron la velada punk rocker en pleno lunes, en la que también tocaron “I Want to Conquer the World”, “The Handshake” y “New Dark Ages”. “Modern Man” y “Sinister Rouge”, configuraron el festín que contempló “Generator” y “Los Angeles Is Burning”, con la genialidad de la agrupación actualmente integrada también por Brett Gurewitz guitarra, Jay Bentley bajo, Brian Baker guitarra, Jamie Miller batería y Mike Dimkich guitarra. El ocaso que se vislumbraba rasgó las emociones con “You”, “Punk Rock Song” y “Sorrow”, con la cual desapareció el ensamble tras el entablado, sólo para retornar con tres temas más “Infected”, “Fuck Armageddon... This Is Hell” y “American Jesus”. Así, cuando el reloj marcó las 22:45 horas Greg Graffin y compañía se enfilaron para agradecer la pasión desenfrenada, se fundieron en un abrazo ante el clamor generalizado enmarcando que la mejor religión para alimentar el alma es una buena dosis de punk rock.

Comentarios