"Francisco Toledo, obra reciente", muestra con más de un centenar de ilustraciones para Proceso

viernes, 22 de febrero de 2019
OAXACA, Oax. (apro).- Con la exposición Francisco Toledo, obra reciente, el maestro, el artista, el promotor cultural, muestra las ilustraciones que hizo para la revista Proceso en su columna Toledo Lee mismas que acompañó con textos de los autores que lo han influenciado en trayectoria o que han sido anecdóticos durante su infancia. La exposición que consta de 110 obras recientes del maestro Toledo y se montó con la curaduría de la artista Trine Ellitsgaard fue inaugurada este viernes en la Galería Quetzalli y en la Bodega Quetzalli, misma que permanecerá aquí durante dos meses. Antes de la inauguración, el Premio Nacional de Ciencias y Artes explicó las fuentes de inspiración de su obra y cómo fue escribir para la revista. [caption id="attachment_572845" align="alignnone" width="702"]"Francisco Toledo, obra reciente" se exhibirá durante dos meses en la Galería Quetzalli de Oaxaca. Foto: Tomada de Facebook quetzalli.galeria/ "Francisco Toledo, obra reciente" se exhibirá durante dos meses en la Galería Quetzalli de Oaxaca. Foto: Tomada de Facebook quetzalli.galeria/[/caption] “Escribí las introducciones y a veces las dictaba. Gina (Mejía) las transcribía y ahí se nota que mi castellano es medio, medio. Realmente no hice un gran esfuerzo como escritor, nada más quería recordar e ilustrar y eso era todo”. Sobre su intención de colaborar con la revista Proceso explicó: “yo quise invitar a los muchachos a través de la revista que leyeran libros que a mí me gustaban, que había leído, entonces, hice las ilustraciones para animarlos porque tal vez viendo las figuritas les podría interesar la lectura de esos textos”. Al preguntarle si le gustó la experiencia y si volvería a colaborar con Proceso, su respuesta su inmediata: “Sí. En mi trabajo siempre han habido imágenes de la tradición oral y también de lo escrito, entonces, eso no es nuevo, es viejo, desde siempre lo he hecho. Cuando estaba en París y tenía nostalgia por la casa de Juchitán, la casa de los abuelos, entonces, me dedicaba a recordar las imágenes del abuelo matando cochinos y eso lo dibujábamos. Entonces, esta literatura y pintura van juntas, han estado ahí siempre”. Toledo Lee, la columna del filántropo y luchador social en la revista Proceso estuvo vigente de agosto de 2016 a diciembre de 2017. En la edición del 3 de agosto de 2016, el artista zapoteco comenzó la publicación de su columna titulada “Toledo lee”, con viñetas surgidas de sus lecturas más entrañables. “Comienzo mi colaboración en las páginas de Proceso por una invitación que la revista me hizo, trataré de ilustrar textos que he leído y releído con interés y gusto. Estos textos me han sugerido imágenes, así que en lugar de comentarios realizaré viñetas”, explicó el artista zapoteco en la edición del 3 de agosto de 2016 acerca de su primera entrega en este semanario. En su columna también rescató la tradición oral y algunos pasajes de su infancia con sus abuelos, su padre y sus tías. Ahí se encuentran plasmadas “las manos azules del abuelo, el dedo que quita la virginidad, el gesto grosero de hacer higas, el tema está ahí dado, no podría decir si hay una relación, el terremoto, la reconstrucción, en síntesis, digo que en mi trabajo siempre ha habido imágenes de la tradición oral y también de lo escrito”. -¿Qué le provoca nostalgia? - “No siento mucha nostalgia. Tal vez los familiares que se fueron, los abuelos, las tías, esa generación, mi papá tendría la edad de Andrés Henestrosa (cuando murió) y era una generación de Juchitecos con la lengua, inteligencia, un sentido del humor que se ha perdido mucho, entonces, eso a veces extraño y recuerdo los chistes y los juegos de palabras que hacían los familiares”. Confiesa a los representantes de medios de comunicación que de sus tradiciones preserva la comida y la lengua. “Cuando estoy cerca de Natalia (Toledo, su hija), yo no voy a Juchitán, ya los parientes que hablaban zapoteco ya murieron y a Natalia yo le enseño ciertas cosas que por mi generación yo aprendí de los abuelos y que ella no oyó. Entonces, hay colaboración para los textos y ella los escribe en español y en zapoteco”. También compartió sus recuerdos sobre el zapoteco y sus hablantes: “Cuando yo ando en la calle y cuando hay gentes hablando zapoteco del istmo, algo me mueve y las sigo para recordar la música de esa lengua que es muy bella”. Lamenta que persista la discriminación por ser indígena o hablar alguna lengua originaria y ejemplificó con Yalitza Aparicio, protagonista de la película Roma de Alfonso Cuarón. “¿Usted sabe porque la gente ya no quiere hablar su lengua? Ha visto el fenómeno de la actriz mixteca cómo le han llovido cosas de racismo, es lo mismo. La gente no quiere mostrar que viene de una comunidad, que habla una lengua indígena, se quita los huaraches y se pone tenis, y se pone gorras hacia atrás, entonces, es un poco eso lo que ha propiciado la escuela”. “En la escuela te dicen que México es un país que tiene un himno, una lengua, una Constitución y borran todo lo que traes”. - ¿Es un sistema educativo obsoleto que debe de renovarse? “Claro, y nos hacen pensar que eres inferior porque vienes de una comunidad. Todos los niños pueden aprender lo que sea, pero si de pequeño te dicen cállate la boca, eso te va a impedir que hables bien el castellano, el francés o el inglés y los niños terminan creyendo que son inferiores”. -¿Qué hace falta para México, un sistema nuevo? - “Pues acabar con las secciones 22, 23”, afirma Toledo provocando risas entre su audiencia. Considera que la tradición es importante “porque es un modo de pensar, un modo de ver el mundo diferente y eso lo tiene cada cultura. Como conquistadores nos impusieron esa visión del mundo y la otra la quisieron borrarla, pero ahí sigue todavía, madreada pero sigue”. Para la directora de la Galería Quetzalli, Graciela Cervantes Bravo, Francisco Toledo ha convertido a Oaxaca en un museo vivo. “Hablo de su persona. Lo que ha sido para Oaxaca. Marca una diferencia antes y después de que llega Toledo. La ha convertido en un museo vivo. Si quieren ver una gráfica van al IAGO, si quieren música van a ir escuchar en la fonoteca Eduardo Mata, fotos en el Centro Fotográfico Álvarez Bravo, pintura en el Museo de Arte Contemporáneo, si quieren leer Oaxaca tiene la biblioteca más importante de artes plásticas de América Latina. “Hemos visto un Toledo siempre preocupado por Oaxaca. Él comenzó el mercado orgánico, preocupado por el medio ambiente, hubo jornadas de reforestación, hubo centro de acopio para pilas y qué pasa ahora, en esta etapa de su vida, está preocupado por la educción, es lo único que va a salvar a México”, refiere Cervantes Bravo. También “está preocupado por qué va a pasar con las lenguas indígenas, está visitando albergues, está preocupado por los niños, está en esta etapa de su vida y lo van a ver en esa etapa social. Está en paz con su obra, su existencia y le está dando a Oaxaca un motivo para luchar. Hoy es día de fiesta para Oaxaca y la galería Quetzalli”, concluyó la titular del espacio cultural.

Comentarios