Chicago House Music Festival: Beats y baile como legado popular

jueves, 30 de mayo de 2019
CHICAGO, Illinois, (apro).- El último fin de semana de mayo, a pesar del frío y la lluvia que amenazaban con aguar la fiesta, arrancó con todo éxito la temporada de festivales veraniegos en Chicago, y lo ha hecho con un fuerte acento latino: Mole de Mayo en el barrio de Pilsen y el Chicago House Music Festival en el Millennium Park. Este último, realizado del jueves 23 al domingo 26 de mayo, forma parte de las celebraciones especiales que la ciudad hace a su legado musical, junto con los festivales de Gospel (31 de mayo; 1 y 2 de junio) y de Blues (7 al 9 de junio). Conceptualizado por su creador -el mexicoamericano David Chávez (DJ Sound Culture)- como un espacio intercultural hedonista, unido durante 3 días por el intenso baile masivo que se detona a través de tornamesas, beats y sampleos electrónicos, el festival dedicado a este género de alta hibridación (originado a final de la era disco de los años setenta del siglo anterior gracias a la unión de la música pregrabada y la sobreexposición de sonidos creados desde cajas de ritmo, samplers y otros dispositivos electrónicos), convocó a decenas de miles de seguidores de todas las nacionalidades y orígenes posibles, con preponderancia de la muy activa comunidad afroamericana. El brillo radiante del sol de una desventurada primavera fría, al fin apareció cuando debía, congregando a visitantes de varias partes del mundo y a las comunidades que se despliegan a lo largo de la ciudad de los vientos, y que son su orgullo multicultural: gente con raíces bálticas, centroeuropeas, nórdicas o mediterráneas, lo mismo que africanas, asiáticas, sud y centroamericanas, mezclaban su doble contagio de música y buen clima con los afroamericanos, aportadores del urban dance, del funk, el soul y las virtuosas voces que se funden con los beats, delays y pulsos ostinato, hasta generar el delirio de una audiencia que ha esperado largamente (casi 8 meses) los cien días de clima favorable para realizar actividades al aire libre (eso sí, muy libre), de Chicago. Durante las 3 jornadas del House Fest, el bunchie-punch de los altavoces que se suspenden desde la cúpula tubular circundante de ese jardín de las delicias musicales llamado Jay Pritzker Pavillion, genera el éxtasis individual más colectivizado que uno pueda presenciar: símbolo y soundtrack de la lucha LGBTTTIQ±, su constante expansión ha ido permitiendo que el disfrute de todos sus sabores, de las mezclas posibles, deje su sector y nicho originales, para una evidente aceptación de toda la población, que se atavió ad hoc para lucir sus peinados y outfits más insólitos. La diversidad comunitaria y la creatividad individual trascienden los colores, las lenguas y los atavismos de cualquier definición identitaria y ello genera nuevas sorpresas a cada paso, al caminar bailando entre los 5 escenarios del festival, con el Cloud Gate de Anish Kapoor, símbolo de la ciudad, en medio de la tumultuosa celebración, a la que acuden también alegres gaviotas.  Las comunidades mexicanas coinciden, pues los todos los sábados, chambelanes y quinceañeras hacen brillar la elegancia de la fiesta más envidiable de las teenagers en América del Norte, haciendo de uno de los parques más bellos del mundo (diseñado por Jay Pritzker), el nido de su memoria al cual llegar en limusina, vestidas de color pastel, una fiesta de valses y merengues por ocurrir en otro lado, pero que los festivaleros admiran sorprendidos. Con grandes DJ’s como Gene Hunt, Tony Humphries, First Lady, Antonio Ocasio y Mark Grusane, y bandas de funk como Reel People, el Chicago House Music Festival ha mostrado desde el jueves 23 de mayo con páneles, charlas y encuentros sobre el género (que reunió a especialistas en esa cultura, gente del medio y de la industria musical en el Chicago Cultural Center), la trascendencia de una música altamente popular; un evento de acceso gratuito que permite dimensionar las mezclas infinitas, de gozo para el cuerpo, y confirmar que la diversidad es cada vez más necesaria y apreciada entre los amantes de la convivencia global a traves del baile. [caption id="attachment_586177" align="alignnone" width="702"]Chicago House Music Festival. Foto: Benjamín Anaya Chicago House Music Festival. Foto: Benjamín Anaya[/caption]  

Comentarios