La UNAM otorga 10 doctorados honoris causa; Carabias, Bárcena e Iñárritu, entre los condecorados

jueves, 26 de septiembre de 2019
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - La Universidad Nacional Autónoma de México condecoró este jueves a 10 destacados personajes por su dedicación a la ciencia y/o a las artes con doctorados honoris causa, entre ellos al cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu. La ceremonia de investidura se realizó apenas cuatro días después de que la UNAM conmemorara su 109 aniversario de haber adquirido el carácter de universidad nacional. Fue presidida por el rector, Enrique Graue Wiechers, en la Sala Nezahualcóyotl de Ciudad Universitaria. Los galardonados fueron la actual secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena Ibarra; la investigadora y exfuncionaria Julia Carabias Lillo, por su atención al medio ambiente; el profesor emérito del Sistema Nacional de Investigadores Nivel III Rolando Cordera Campos; así como el especialista en álgebra y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República, José Antonio Stephan de la Peña Mena. También, se premió al especialista en vulcanología, geoquímica y petrología, Donald Bruce Dingwell, creador de la Red de Monitoreo de Gases del Popocatépetl; al profesor emérito y especialista en sociología jurídica Vincenzo Ferrari; al director de cine Alejandro González Iñarritu, por su aportación a la difusión de la realidad de los migrantes y por el Instituto de Realidad Virtual ubicado en el Centro Cultural Universitario de la UNAM. Otros galardonados fueron la neurocientífica, maestra en Ciencias de la Salud e investigadora emérita del Sistema Nacional de Investigadores María Elena Teresa Medina-Mora Icaza; el ingeniero civil Roberto Melli Prialla; y la investigadora del universo, las galaxias y la materia oscura Sandra Moore Faber. Los diez entraron en fila al Claustro Académico, acompañados por la interpretación del Himno Universitario Gaudeamus Igitur (5’). El secretario general de la UNAM, Leonardo Lomelí Vanegas dio lectura del acta de la Sesión Extraordinaria del H. Consejo Universitario, del 14 de junio de 2019. Antes de comenzar el evento, Lomelí Vanegas pidió a los presentes ponerse de pie y guardar un minuto de silencio por los 43 estudiantes normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014 y exigió “la correcta impartición de justicia”. Así inició la ceremonia formal. “No son épocas fáciles las que nos ha tocado vivir. Estamos en la búsqueda de nuevos modelos económicos para combatir la pobreza y la desigualdad. Ahora ya hay nacionalismos trasnochados. Coexistimos en un mundo en donde la sin razón encuentra el pretexto fatal para el terrorismo, para la violencia. “Nuestros Honoris Causa han ido más allá. Han contribuido al bienestar de la humanidad. Estas cualidades son la razón de nuestra universidad. Crear la libertad y la imaginación. “Existe el común denominador de la excelencia académica para que sea un compromiso con la humanidad y el crecimiento de las sociedades. Es incesante nuestra búsqueda por la verdad. ¡Qué por nuestra raza hable el espíritu!”, dijo el rector de la UNAM, rector Enrique Graue Wiechers, en su discurso. Los discursos Bárcena Ibarra fue la encargada de hablar por todos los galardonados con el Honoris Causa y, además de agradecer el distintivo, resaltó que la UNAM ha educado a tres Premios Nobel; cinco presidentes, seis Premios Cervantes, un Príncipe de Asturias “y los Óscar ahora”, refiriéndose a Iñarritu. “Soy a mucho orgullo hija de esta casa. Me enseñó esa inquietud rebelde por la justicia social y la protección ambiental, el qué hacer de la ciencia y del medio ambiente”, indicó, entre aplausos. Describió la labor de seis de sus colegas y habló “en nombre de todo el talento mexicano, con un compromiso permanente con el conocimiento. La UNAM es lo mejor de México. Con esta distinción reafirmamos que nos compromete a inspirar a las nuevas generaciones, a luchar por las ciencias, las artes y las humanidades, un poco abandonadas en el país”, añadió. Resaltó que el mundo vive un momento dramático, con el cambio climático y el resurgimiento de nacionalismos, la xenofobia y la violencia que arroja a los jóvenes al desencanto y les provoca enojo. “Y tienen razón, los estamos arrojando al delito y a la ilegalidad”, sentenció. Citó a José Vasconcelos, quien dijo, el 12 de octubre de 1921, como rector de la UNAM: “Yo no vengo a trabajar por la universidad, sino a pedir a la universidad que trabaje por el pueblo”. También mencionó al escritor Carlos Fuentes, quien en el capítulo sobre la educación de su obra “En esto creo”, escribió: “Creo en la universidad. La universidad une, no separa. Conoce y reconoce, no ignora ni olvida. Lo digo con honor: ‘Por mi raza, hablará el espíritu” y así terminó su discurso. El Programa Coral Universitario interpretó “El Cascabel”, del músico y compositor Silvestre Vargas Vázquez, creador del Mariachi Vargas de Tecatitlán, en Jalisco. Después habló otro Honoris Causa, Vincenzo Ferrari, quien habló del prestigio de la UNAM y su gratitud por lo que la comunidad científica universitaria representó durante su trayectoria. “Quiero resaltarlo con humildad. Dudan quienes construyen el fundamento de la comunidad científica, así surge la clara conciencia de que el científico nunca debería considerar conclusas sus investigaciones. Cuando más se eliminan las dudas, más se acepta la espera de lo que se ignora”, explicó. Momentos después, para terminar la formal ceremonia, se volvió a entonar el Himno Universitario Gaudeamus Igitur (5’).

Comentarios