Mon Laferte, juicio y sensibilidad femenina en vivo

domingo, 19 de enero de 2020
CUIDAD DE MÉXICO (apro).- Un universo de buen juicio femenino e infinita sensibilidad cubrió la noche del sábado al Palacio de los Deportes a reventar, gracias a la presencia de la cantante chilena Mon Laferte quien cantó a todo pulmón como parte del cierre de su gira intitulada “Norma”. Así destacó el ápice del concierto cuando saltó al escenario como invitada especial la actriz mexicana Yalitza Aparicio, quien inmediatamente mostró una pancarta que inscribía:
 “No es mi color de piel, mi clase social, mi cultura o mi preferencia sexual lo que determina quien soy, son mi valores (sic)”.
Al son de “Plata ta tá”, con el puertorriqueño Guaynaa, Yalitza y Mon recibieron el clamor de aceptación y el griterío de 14 mil fans. A la celebración también se sumó un colectivo artístico de mujeres feministas portando pañoletas verdes, para entonar una versión actual de “Cucurrucucú paloma”, del zacatecano Tomás Méndez, siendo aplaudido ensordecedoramente por los presentes. Todo el espectáculo de principio a fin desenvolvió una frenética pasión de ida y vuelta entre Mon y sus fans, quienes en todo momento le mostraron fidelidad y adoración llenándola de flores e incluso lanzándole a la chilena hasta una bandera multicolor LGBT, que paseó la artista con orgullo. Originaria de Viña del Mar, la activista Norma Monserrat Bustamante Laferte (su nombre real, nacida el 2 de mayo de 1983) correspondió con incesantes agradecimientos por el éxito del que goza, así como el cariño que la hace sentirse “mexicana y chilanga”.
Viaje musical
El viaje musical emprendió vuelo a eso de las 20:40 horas para extenderse hasta cerca de las 23:00, en un recorrido por los mejores temas de la controvertida cantautora: “Por qué me fui a enamorar de ti”, “Ronroneo” y “Cumbia para olvidar” formaron parte de la apertura que rápidamente calentó los ánimos de los reunidos. Hubo adolescentes, padres de familia acompañando a sus niños, así como personas de todas edades disfrutando de una velada alegre y emotiva, con una producción pletórica de color entre incesantes serpentinas cuales luciérnagas en la noche. A la par, una gran pantalla al centro y las laterales dibujaban las letras de cada rola, además de mostrar imágenes de la sonriente Mon y su poderoso ensamble de músicos. Luego de “Si tú me quisieras”, “Bonita” y “Pa’ dónde se fue”, enfiló una sesión acústica junto a su guitarrista principal, reluciendo “Paisaje japonés”. https://twitter.com/belaffles/status/1219284223833661440?s=20 Después retornó con agrupación completa para el tema “Plata ta tá” y cerrando con atrevido “El diablo”. Parecía que ella terminaría al escapar tras del escenario; pero con los alaridos al unísono de la audiencia retornó al entablado para arrancar la mencionada “Cucurrucucú paloma”. El ocaso irremediable lo concretó con “Tormento”, “Antes de ti” y “Tu falta de querer”, produciendo una catártica ovación que parecía no tener fin. Congruente con su propuesta creativa, Mon Laferte partió triunfal mostrando una enorme sonrisa de felicidad, misma que cual espejo se reflejaba al igual en sus miles de seguidores quienes salieron disparados del Domo de Cobre, llevándose un buen recuerdo en todos sus sentidos.