Cultura

Fallece Ricardo Blume, actor de teatro, cine y televisión

El multigalardonado actor de origen peruano, Ricardo Blume falleció el viernes 30 de agosto a los 87 años en la Ciudad de Querétaro
sábado, 31 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– El multigalardonado actor de origen peruano, Ricardo Blume falleció el viernes 30 de agosto a los 87 años en la Ciudad de Querétaro, informó a través de un comunicado el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), a cuya Compañía Nacional de Teatro (CNT), perteneció desde su fundación en 1977.

Interprete de teatro, cine y televisión, el primer actor, cuyo nombre real fue Ricardo Cristóbal Blume Traverso, inició su trayectoria artística en 1952 y la ejerció en España, Perú y México.

Participó en más de 60 obras de teatro, clásico y contemporáneo, con diversos directores. Él mismo dirigió alrededor de veinte puestas en escenas.

Nacido el 16 de agosto de 1933, inició su vida teatral en México a partir de 1971 y actuó en montajes como El reino de la tierra, de Tennessee Williams; Casa de Muñecas, de Henrik Ibsen; La casa de los corazones rotos, de George Bernard Shaw; Tres hermanas, de Anton Chéjov; El pequeño caso de Jorge Lívido, de Sergio Magaña; y caso de Exiliados, de James Joyce, en donde su interpretación fue considerada memorable.

Recibió diferentes galardones, entre los que pueden mencionarse la Medalla Bellas Artes en 2014. Fue reconocido también como actor de número de la CNT en 2008.

Es recordado por su interpretación de los personajes Olaff en la obra Ser es ser visto, bajo la dirección de Luis de Tavira; Natán en Natán, el sabio; Gotthold Ephraim Lessing, dirigida por Enrique Singer; y por su última participación en la obra Memoria, de Paula Zelaya Cervantes y Diego de Río, en la cual se rindió homenaje a la trayectoria de actores y actrices de número de la compañía. También hizo teatro con la Universidad Nacional Autónoma de México.

Consigna el comunicado del INBA que Blume consideraba que “el teatro te humaniza, te vuelve más comprensivo, más liberal, menos prejuicioso”.

Y afirmaba:

“Lo que consigues al final de tu carrera es poder trabajar con convicción. Puede ser que te equivoques, pero estás convencido de ello. El teatro es un juego del espíritu, porque lo que intercambiamos con el público no son naipes, son dudas, ideas, reflexiones, sentimientos”.

Actuó en obras de Jean Paul Sartre, Aristófanes, Marivaux, Lope de Vega, Calderón de la Barca, Juan Ruiz de Alarcón, Jean Anouilh, Fernando de Rojas, Henrik Ibsen, Clifford Odets, Antonio Gala, Sergio Magaña, James Joyce, Woody Allen, Arthur Miller, Héctor Mendoza y Sabina Berman.

Y fue dirigido por Rafael Miarnau, Héctor Gómez, Dimitrios Sarrás, Héctor Mendoza, Luis de Tavira, Martín Acosta, Mauricio García Lozano y Enrique Singer, titular de la Compañía Nacional de Teatro.

Fue maestro, director, actor y creador de instituciones escénicas. La Pontificia Universidad Católica del Perú le otorgó el Doctorado Honoris Causa. También en su país natal recibió la condecoración al Mérito Cultural en el Grado de la Gran Cruz por la Municipalidad de Lima y fue nombrado Gran Oficial de la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos en 2011, por el gobierno peruano.

Recibió, en suma, más de 40 homenajes y premios tanto de instituciones culturales peruanas como mexicanas. El Instituto Internacional de Teatro de la Unesco, le entregó la Medalla Mi vida en el Teatro.

En el cine intervino en largometrajes como Las buenas hierbas, de María Novaro; Quemar las naves, de Francisco Franco: y Sobrenatural, de Daniel Gruener. Su última intervención fue en Tercera llamada, dirigida también por Francisco Franco.

Y, sin duda muchas, generaciones de televidentes lo recordarán, por su intervención en la muy conocida telenovela Mundo de Juguete, al lado de la entonces niña Graciela Mauri, y Simplemente María, junto a Saby Kamalich.