Cultura

“Las Brujas”: niños en peligro

El padrinazgo de Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón no es suficiente para sostener una cinta de enorme pedigrí que, extrañamente, resulta plana y desangelada
sábado, 31 de octubre de 2020

MONTERREY, N.L. (apro).- De ‘Las Brujas’, clásico literario de Roald Dhal, se desprenden en esta nueva versión cinematográfica dos grandes personajes: La jefa bruja, interpretada por Anne Hataway, y la abuela, por Octavia Spencer.

Grades nombres del cine, excelsas intérpretes que dan lustre a una gran producción dirigida por Robert Zemekis.

El resultado en pantalla es irregular, con escasas emociones y casi carente de tensión dramática.

¿Qué falló? Tal vez el factor Anjelica Huston, que no pudo ser superada como la líder de las hechiceras malvadas, que en la primera adaptación de 1990 también quiso convertir en ratones a todos los niños del mundo.

‘Las Brujas’ (Roald Dalh’s The Witches, 2020), lanzada por HBO, es un intento –con gran presupuesto y grandes efectos especiales-- por revivir la magia del libro de 1983, que ha encantado a lo largo de las décadas.

Sin embargo, el padrinazgo de Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, pesos pesados de la cinematografía internacional, no es suficiente para sostener una cinta de enorme pedigrí que, extrañamente, resulta plana y desangelada.

La historia sigue a un niño huérfano y a su entusiasta abuela, que un día saben que son acechados por una bruja. Por ello se trasladan a un lujoso hotel donde, casualmente, será celebrada una convención de hechiceras perversas que quieren acabar con la población infantil del planeta.

Estos dos, aliados con un par de roedores parlanchines, se encargarán de frustrar sus planes.

Hathaway, como antagonista, se ve mucho menos graciosa que en cualquiera de sus producciones previas, en las que ha demostrado ser solvente frente a la cámara, tanto para generar lágrimas como risas.

Superada por los efectos especiales, que la muestran transformándose digitalmente y descomponiendo su cuerpo para acabar con los roedores, la actriz se muestra comprometida y voluntariosa, aunque la historia impide que el personaje despegue.

Aunque la bruja mayor es el personaje principal, la aventura se concentra en la abuela, la habitualmente atractiva Spencer, que comanda el equipo de ratoncitos para combatir con las armas de la astucia a las damas horribles que no soportan la limpieza, usan pelucas y carecen de dedos de los pies.

De tono oscuro y cómico, con imágenes grotescas y sobrecogedoras, la anticipadísima nueva versión es un buen intento por regresar la magia de una anécdota que gozará siempre de vigencia.

Decepcionantemente, con la posibilidad de usar recursos tecnológicos de vanguardia para su lucimiento, es superada por la antigua versión dirigida por Nicolas Roeg, con efectos primitivos, pero con un encanto mucho mayor.

Pese a todo, ‘Las Brujas’ es una buena opción para que los niños se asusten en esta temporada de Halloween.