Cultura

"El camino de Xico", una animación sobre la destrucción de la ecología

"El camino de Xico" es una película mexicana animada que aborda la destrucción de la ecología por parte de una empresa ambiciosa, así como la corrupción, la cultura y las tradiciones, y en la que el personaje central es Xico, un xoloitzcuintle mágico.
martes, 24 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO.-La destrucción de la ecología por una empresa ambiciosa, la corrupción, la cultura y las tradiciones de México y un perro xoloitzcuintle, que durante la época prehispánica era el amigo predilecto de los mexicas, forman parte de la película mexicana de animación El camino de Xico.

Prestan sus voces la escritora Elena Poniatowska, la actriz Verónica Castro, los cantantes Lila Downs, Enrique Guzmán, Alex Lora y Juan Pablo Manzanero, el editorJosé Miguel Perez-Porrúa y el luchador El Hijo del Santo, entre otros.

La historia para toda la familia, que se proyecta en los cines, es una idea original de Cristina Pineda, escrita por Enrique Rentería, con una adaptación de Carlos Pascual.

El narrador y guionista Rentería (Ciudad de México, 1952) platica en entrevista por teléfono que muchas tradiciones mexicanas “han sido destruidas por las grandes empresas porque no les importa cuidar la ecología para desarrollar su magna obra, podría mencionar el proyecto del Tren Maya. En El camino a Xico desean sacar los minerales de una montaña, pero además de aborda lo que son las tradiciones”.

En la trama se observa que la paz y la tranquilidad de un pequeño poblado y sus habitantes se encuentran en peligro cuando un corporativo quiere destruir la montaña que los ha protegido. Pero una niña llamada Copi, junto a su mejor amigo y su mascota Xico, un perro xoloitzcuintle, se adentrarán en la montaña para salvar el lugar y a sus habitantes. Aunque todo dependerá de Xico, cuando descubra que en realidad es un animal mágico y deberá de encontrar valentía para luchar y salvar a todo y a todos.

--¿Cómo es que forma parte de El camino de Xico? --se le pregunta a Rentería con estudios en cine en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) y dirección de teatro en el Centro Universitario de Teatro (CUT) de la UNAM. 

--Cristina Pineda me convocó. Tuvimos un encuentro hace unos cuatro años con un productor, pero no avanzó el asunto. Nos dejamos de ver y tiempo después nos reencontramos en la Fundación Elena Poniatowska Amor, y el hijo de Poniatowska, Felipe Haro Poniatowski, nos presentó y le manifestamos que ya nos coconíamos. Y me volvió a invitar al proyecto. Ya tenía más planeada la producción, ya contaba con un argumento, y ya escribí el guión.

--¿Qué tan difícil es escribir una historia cinematográfica con esos tópicos para niños?

--Bueno, una película de cualquier género es un reto para cualquier escritor. En este caso yo nunca había escrito para los infantes, pero tengo hijos, ahora son adolescentes, con los que recorrí el camino de Cars y de todo Pixar, y siempre me sorprendió la calidad de los guiones de estos estudios de animación por sus guiones pensados para niños inteligentes, con relatos compolejos, cuando generalmente poseemos la idea de que para los niños hay que hacer todo muy simple, muy claro y muy explicativo.

“Los guiones de Pixar ya no se iban por ese lado. Pensé: ‘Bueno, son niños, pero entienden y todo, y algunas cosas a estas alturas de la vida, creo que mejor que nosotros”.

--¿Cree que El camino a Xico aporte a la refelxión en este momento de pandemia?

--Hay una dificultad, la ponen en los cines y quién sabe si los papás quieran llevar a sus chiquitos a las salas. Estamos los que sí nos cuidamos y creemos que la pandemia es peligrosa y los que no se preocupan y organizan fiestas, pero espero que haya buena respuesta y tenga una resonancia.

“Creemos que sí tocamos de una manera muy coherente la tradición y los problemas actuales. Igual quisimos poner a la gente de la tercera edad como activa, que se da cuenta de lo que sucede. Es un tópico que también incluimos”.

--FIN DE NOTA--         

Comentarios