Cultura

Sandro Cohen (1953-2020), un autor infinitamente mexicano

Conocido por sus libros “Lejos del paraíso” y “Redacción sin dolor”, el escritor, editor, poeta y traductor falleció a los 67 años luego de dar la batalla contra el covid-19.
jueves, 5 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (APRO).- El escritor, editor, poeta y traductor Sandro Cohen falleció a los 67 años luego de dar batalla contra el covid-19.

El deceso de quien fuera fundador de la editorial Colibrí causó consternación tanto en la comunidad cultural como en la académica, pues era profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana unidad Azcapotzalco. De ahí que sus alumnos, colegas, amigos y gremio de la cultura expresaran algunas experiencias vividas al lado del autor de “Lejos del paraíso” y “Redacción sin dolor”.

También instituciones como la Secretaría de Cultura federal, Tv UNAM, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Cultura UNAM, la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México y autores como Jorge Volpi, Alberto Chimal, Boris Berenzon, Mónica Lavin y Alberto Ruy-Sánchez, así como el secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, lamentaron la partida del autor nacido en Newark, Nueva Jersey (EU) y naturalizado mexicano desde 1982.

Vía telefónica el poeta Marco Antonio Campos, amigo de Cohen y su último editor –pues a través de la colección Poemas y Ensayos del programa Editorial de la Coordinación de Humanidades de la UNAM le publicó el volumen Quintaesencia. Poemas, antología personal (2016)–, expresó:

“Tuvimos una amistad de cuarenta años, y durante un tiempo fuimos muy cercanos, especialmente a raíz de un viaje de escritores a Nueva York organizado por Carlos Montemayor en 1981, estaban Bernardo Ruíz, Martha Robles, Ruben Bonifaz Nuño, Sandro y yo.

“A partir de ahí Bonifaz Nuño organizó una reunión que teníamos todos los jueves en la taquería ‘El rincón de la lechuza’ de San Ángel, y ahí íbamos.

“Sandro era un bonifacista por excelencia, también un muy bien editor, en Colibrí me publicó un par de libros e hizo un gran trabajo. Si uno trataba de decirle algo en inglés, él siempre respondía en español, creo que se sentía infinitamente más mexicano que muchos de los mexicanos”.

Sobre la última vez que se vieron comentó:

“En realidad cuando más nos vimos fue en los ochentas y los noventas, ahora hablábamos muy de vez en cuando por teléfono. Sin duda lo considero un gran amigo porque no importa cuanto tiempo haya pasado, los amigos de la juventud siempre son amigos. Me siento desolado. Esa paradoja de los amigos más jóvenes que se van es siempre dolorosa”.

Por su parte, el poeta Evodio Escalante, en entrevista por teléfono, recordó a Cohen como un hombre atlético, sano, que gustaba mucho de la bicicleta. También tenía afición por la música e incluso tocaba el piano y era muy querido y apreciado.

Lo conoció cuando en 1973 llegó a México en donde se arraigó y naturalizó años más tarde (1982), como poeta y editor: “La primera actividad de la que tuve conocimiento de él fue cuando hizo la antología Palabra nueva: dos décadas de poesía en México (Premia Editora)”.

Y aunque refirió que en medios y redes sociales se le ha recordado por sus cursos de gramática y enseñanza del español, para Escalante lo destacado es su obra personal, en la que buscaba utilizar la métrica así como un empleo riguroso del castellano.

Al autor le sobreviven su esposa, la escritora Josefina Estrada, y su hija Leonora.

 

Comentarios